Enemigos especiales - PayDay: The Heist para PC y PS3

4 de septiembre 2013
Imagen Enemigos especiales - PayDay: The Heist

Hay numerosos enemigos que te pueden resultar bastante difíciles de eliminar. Podrás verlos y eliminarlos más fácilmente usando el comando shout out mientras le apuntas. A continuación te mostramos algunos de los enemigos más duros y una breve estrategia de cómo actuar contra ellos:

Bulldozer:

Grandes y voluminosos enemigos que llevan una gruesa armadura. Estos enemigos hacen un daño alto a corto alcance y necesitarás bastante munición para acabar con ellos. Deberás enfocar toda tu potencia de fuego en ellos en cuanto aparezcan, los tiros a la cabeza les causan un daño adicional.

Escudo/Shield:

Oficiales con escudo antidisturbios que les cubren frontalmente. Estos enemigos son bastante invulnerables a los ataques frontales, sin embargo son fácilmente flanqueables dejándoles la vulnerable espalda a tu merced por unos segundos. Si te los encuentras en una zona estrecha, como por ejemplo un corredor o pasillo, deberás retroceder hasta un lugar más amplio en los que puedas realizar esta maniobra.

Francotiradores/Sniper:

Aunque no son unidades especiales son bastante letales y molestos. Con un par de disparos te dejarán muerto y sangrando en el suelo. Por este motivo deben ser un objetivo prioritario a eliminar. No los evites y elimínalos antes de que te salten la tapa de los sesos.

Spec-Ops:

Son un tipo de agentes que identificarás por las gafas de visión nocturna que suelen llevar. No te acerques demasiado a ellos o te esposarán en el suelo de inmediato, lo mejor es intentar eliminarlos rápidamente a rango largo o medio.

Taser:

Oficiales de policía que identificarás por las rayas amarillas que llevan en su uniforme. La parte buena es que antes de un ataque podrás oír el táser cargándose, momento en el que te debes ocultar. En caso de que dispare y te alcance no podrás hacer nada excepto mirar como tu personaje se convulsiona disparando al azar unos segundos. No es mala idea que intentes apuntar hacia ellos para intentar alcanzarlos mientras convulsionas. Ten cuidado porque si eres electrificado durante mucho tiempo caerás derrotado al suelo.