The Legend of Zelda: Link’s Awakening Remake

9 de febrero 2020
Imagen The Legend of Zelda: Link’s Awakening Remake mediana 1 Imagen The Legend of Zelda: Link’s Awakening Remake mediana 2 Imagen The Legend of Zelda: Link’s Awakening Remake mediana 3 Imagen The Legend of Zelda: Link’s Awakening Remake mediana 4 Imagen The Legend of Zelda: Link’s Awakening Remake mediana 5 Imagen The Legend of Zelda: Link’s Awakening Remake mediana 6

Si tenemos que pensar en el mejor Zelda edición portátil a casi todos los gamers se nos viene a la cabeza Link’s Awakening. Nintendo era consciente de la importancia que tuvo este juego para toda una generación, por lo que no dudó en hacer un remake que estuviese a la altura. Los gráficos completamente mejorados y adaptados a la consola Nintendo Switch.

Nos encontramos en la isla Koholint, un lugar repleto de secretos que tendremos que descifrar. Pero la cosa no va a ser fácil, ya que habrá centenares de monstruos y endiabladas mazmorras en las que tendremos que estrujarnos el coco si las queremos resolver. Nuestro objetivo será despertar al Pez del Viento, y para ello tendremos que resolver diferentes puzles ubicados a lo largo de la isla.

Mejora las habilidades de Link con los objetos que encuentres

Link empezará sin equipo y nuestra tarea será encontrar objetos que nos ayudarán a desbloquear diferentes fases. Por ejemplo, gracias a la espada podremos cortar hierba y conseguir rupias, además de atacar a enemigos. Con las bombas podremos romper bloques de piedra y con la pluma podremos saltar. Cada nuevo objeto amplia las posibilidades del mundo.

Crea mazmorras a tu antojo

Una de las mejoras que nos encontramos en este remake es que tendremos la posibilidad de diseñar mazmorras y añadir diferentes puzles. Para ello, necesitamos unos objetos conocidos como piedras salizas. Estas piedras nos conceden salas con las que podremos hacer lo que se nos antoje. Además, es compatible con amiibos de The Legend of Zelda, para desbloquear salas, puzles y otros secretos. Es hora de volver a disfrutar de este título como lo hicimos en su momento.

Misma jugabilidad con algunas mejoras

La lagrimilla nostálgica no puede ser evitada al volver a ciertos lugares e incluso comprobar como las interacciones son exactamente las mismas. Diálogos, sorpresas ocultas, resolución de puzles, superación de mazmorras… si jugaste tanto al original de Game Boy como para sabértelo de memoria, completarás este remake en no muchas horas.

Y es que la jugabilidad es idéntica, aunque se agradece enormemente alguna que otra mejora introducida. Un claro ejemplo es el de la asignación de botones para el uso de determinados objetos, evitando tener que acceder constantemente al menú para equiparlos. Gracias a ello las partidas son mucho más ágiles.

El apartado gráfico

Si ya de por sí impresionaron los coloridos gráficos de la versión DX, este remake ha asombrado sacándole un gran partido al hardware de Nintendo Switch. La Isla Koholint presume de unos entornos detallados con un efecto blur muy agradable de ver.

¿Cómo se comporta la híbrida de Nintendo ante semejante remake? Razonablemente bien, aunque con matices: los tirones son habituales sobre todo al salir de las casas, momento en que cargan los exteriores y la consola no puede con tanto trabajo gráfico.

A pesar de estos bajones de FPS, los cuales no afectan a la experiencia jugable, tanto expertos en la saga Zelda como quienes la han descubierto recientemente disfrutan al cien por cien de dicha aventura con una muy buena historia.

Trucos de The Legend of Zelda: Link’s Awakening Remake

Datos del juego