Guía de Total War: WARHAMMER II para PC

12 de junio 2020
Imagen Guía de Total War: WARHAMMER II

Aunque Total War: Warhammer II se caracteriza por tener una curva de dificultad bien ajustada, lo cierto es que si no estás familiarizado con la estrategia en tiempo real puede suponerte un auténtico reto. Incluso los primeros enfrentamientos se convertirán en una odisea, aunque para evitarlo cuentas con nuestra completa guía.

Enciclopedia

¿Eres un neófito de esta saga? ¿No conoces demasiado el universo Warhammer y todo lo que le rodea? En tal caso lo primero que tienes que hacer es acceder a la enciclopedia que está implementada en el propio videojuego.

Se trata de una de las más completas en la historia del gaming, ya que a modo de glosario y resumen especifica todos los conceptos que son claves para cosechar victorias en Total War: Warhammer II.

Ejércitos

Entre los apartados de la enciclopedia el más destacable es el que hace referencia a los ejércitos. En cada entrega de Total War cambian por completo, así que conviene que conozcas las características de cada facción. El objetivo es claro: elegir aquella que mejor congenie con tu estilo de juego.

Total War: WARHAMMER II - 1

Hombres lagarto

Son conocidos por su bondad, aunque quienes escogen este bando no lo hacen ni mucho menos por el afán que tienen de devolver la paz al mundo. Y es que algo atrae más a los gamers: la capacidad de resistencia.

La piel de los personajes que conforman esta facción es extremadamente dura. Ello se traduce en que, a la hora de combatir, disfrutan de una impagable ventaja. Los ataques enemigos infligen menos daño, lo cual es aprovechable.

Elfos oscuros

Si bien es cierto que defensivamente dejan que desear, este ejército puede ser muy recomendable para aquellos usuarios que pretenden atacar con rapidez. Una ofensiva por sorpresa que se lleve a cabo brevemente puede conllevar una victoria sencilla.

Pero no es oro todo lo que reluce. Desafortunadamente las traiciones son bastante habituales entre los elfos oscuros, así que deberás andarte con cuidado si no quieres que alguna que otra guerra se produzca tratando de liderar dicha facción.

Skavens

Aparecer con todo un ejército de skavens puede llevar al contrincante a temer por la vida de sus unidades. Y no es para menos, puesto que los ataques repentinos son extremadamente eficaces. Así lo demuestran las plagas de ratas que son capaces de generar.

Si escoges esta facción ten muy en cuenta que deberás atacar primero para ganar. En caso contrario correrás el riesgo de ver cómo cada skaven va cayendo poco a poco. ¿El motivo? Su resistencia física no es demasiado elevada.

Altos elfos

De todas las razas elegibles en esta entrega de Total War suele ser la más recomendable para principiantes. Ello es fruto de estar muy bien equilibrada. No destaca en exceso al atacar ni al defender, pero cada unidad está excelentemente proporcionada.

A este aspecto tan positivo hay que añadir la nobleza que destilan los altos elfos. Si deseas participar en una campaña sin traiciones ni otros escenarios de lo más negativos no dudes en escoger al ejército que hoy en día tiene una mayor popularidad incluso entre quienes desconocen por completo el mundillo de Warhammer.

Claves para la victoria

Estamos ante un RTS bastante complejo, por lo que tarde o temprano harás frente a algún ejército que te parecerá invencible. No te preocupes: existen una serie de claves que te permiten alzarte con la victoria sin demasiadas dificultades.

Total War: WARHAMMER II - 2

Sistema automático

Tal como sucede en otros videojuegos de estrategia en tiempo real, Total War: Warhammer II implementa un sistema a través del que se automatiza el enfrentamiento en cuestión.

Si no tienes experiencia jugando es recomendable hacer uso de él en las primeras batallas. De esta manera verás cómo la IA trata de sacarle partido a las características de tu facción al mismo tiempo en que merma al contrincante aprovechándose de sus debilidades.

Imitar las estrategias puestas en práctica a posteriori y de forma manual te llevará a triunfar. Ten en cuenta que este sistema, conocido como auto resolución, no es efectivo para batallas en las que la balanza de la victoria no se inclina muy a favor de tu bando.

Señores

¿Sueles jugar al género RTS? Entonces sabrás que en todas las facciones siempre hay personajes que destacan por encima del resto. En este caso son conocidos bajo el nombre de Señores.

Nuevamente hay que distinguir entre los que son idóneos para empezar en Total War: Warhammer II y los que, por el contrario, te trasladarían demasiadas dificultades. ¿Vas a empezar tu primera partida? Mazdamundi o Tyrion resultarán dos elecciones ideales para ti.

Por otra parte, sea cual sea tu decisión, es importante que este tipo de personajes tan relevantes estén siempre activos en los enfrentamientos. Solo así conseguirás sacarles partido a sus poderes especiales, los cuales casi siempre son decisivos.

Ello no debe implicar que los tengas en primera línea recibiendo todas las envestidas físicas de los enemigos. Protégelos en la medida de lo posible, puesto que si perecen en combate o incluso terminan huyendo te costará muchísimo ganar la batalla en cuestión.

A su vez, es importante fijarse en el nivel de lealtad. Dependiendo de algunas acciones nocivas que lleves a cabo el mismo puede irse reduciendo hasta alcanzar un grado perjudicial.

Concretamente nos referimos a que los habitantes de tu aldea traten de revocar el poder que tienes junto a tu ejército. Esta clase de conflictos internos no son fáciles de solucionar, pero por suerte puedes evitarlos simplemente impidiendo que la lealtad vaya bajando paulatinamente.

Asentamientos

Tal como hemos mencionado en anteriores líneas, ciertas facciones son propensas a atacar por sorpresa. Imagina que la IA del enemigo elabora una estrategia ofensiva de repente y tu asentamiento está desprotegido. En efecto, el resultado será devastador.

Para evitarlo asegúrate de que proteges bien el asentamiento. Conseguirlo no es muy complejo, pero conviene que dediques un tiempo a colocar cada unidad que forma parte del pelotón. La táctica en la formación es crucial.

Ataques

Como en todo RTS que se precie, sin unos buenos ataques no es posible ganar la partida. Este Total War otorga una enorme ventaja al fan de Warhammer y conocedor de sus entresijos, aunque si no lo eres te explicamos cuál es la clave ofensiva fundamental para ganar.

Total War: WARHAMMER II - 3

Básicamente se resume en esconder a los miembros de tu ejército. Los escenarios son bastante variados y dan pie a que sea posible permanecer oculto durante un tiempo, por ejemplo en el bosque.

Cuando el pelotón enemigo no se lo espere aprovecha la retaguardia para atacar. El daño infligido será muy superior en comparación con el de cualquier otra estrategia ofensiva, así que exprime cada flanco al máximo.