Manual del buen detective - L.A. Noire para PS3 y X360

26 de junio 2011
Imagen Manual del buen detective - L.A. Noire

Guía de L.A. Noire

Manual del buen detective.

No todo en este juego es ir por ahí fardando y chuleando de gabardinas y sombreros molones, hace falta un trabajo duro para poder autodenominarte detective y aquí es donde te vamos a ayudar. Analizar pruebas, realizar interrogatorios y alguna que otra persecución son el pan nuestro de cada día del detective, así que vamos a ello antes de que se nos escapen los malos.

Examina el cuerpo.

Será la prioridad en cuanto entremos en el escenario del delito, examina siempre su cabeza, manos y en general todo lo examinable. No te olvides de rebuscar en bolsillos y mantente alerta ante los signos de traumas como cortes, moratones y todo lo que salte a la vista. En las manos hay que buscar marcas de joyas que pueden haber sido robadas, siempre alerta amigo.


Busca los marcadores de las pistas.

No seremos los primeros en llegar al escenario, los oficiales uniformados ya se habrán tragado todo el pastel y es posible que hayan identificado posibles pruebas situando marcadores con letras cerca de ellas. Tras examinar el cuerpo ese será nuestro segundo movimiento porque pueden dar pistas esenciales de armas o maneras en las que se han cometido el crimen.


Traspasa el cordón amarillo.

Los escenarios de los crímenes estarán convenientemente delimitados para evitar que se metan los intrusos, periodistas y chismosos… aunque también puede despistarte y puede hacer que llegues a pensar que solo dentro de estos límites están las pistas que buscas y necesitas encontrar. Así que no te dejes engañar porque en ocasiones tendrás que explorar más allá de estos límites por las zonas cercanas, como los patios y jardines de los vecinos, por ejemplo.

Escucha las pistas y señales auditivas.

Las señales auditivas estarán configuradas por defecto como activas («On»), así que cada vez que pases al lado de una pista, ya esté señalada previamente o no, oirás una señal acústica. Esto te será extremadamente útil cuando estés buscando pruebas en las localizaciones que no corresponden a los lugares en los que se han cometido los crímenes, como los apartamentos de los sospechosos. Además no dejes pasar por alto los cambios en la música, si se detiene es señal de que ya has encontrado todas las pistas del lugar en cuestión. Todo esto se puede cambiar en el menú de opciones.

Sospechosos, testigos y personas de interés.

Después de los escenarios viene el turno de las entrevistas. Esto incluye a sospechosos, testigos y otras personas de interés. Se trata de uno de los retos mas interesantes del juego ya que tendremos que buscar pistas casi sicológicamente porque cada uno de los personajes puede estar mintiendo por una u otra razón. Así que te toca averiguar cuando esto sucede y como probarlo.

Cuando preguntes no solo escucha las respuestas, observa también como actúa tu interlocutor. Los que te miran de frente generalmente dicen la verdad, o al menos lo que ellos creen que es la verdad. Cualquier pérdida de contacto directo de la mirada es señal casi segura de que están mintiendo o escondiendo algo. Además debes vigilar sus labios, una sonrisa forzada o rota, independientemente de lo sutil que sean, son señal inequívoca de mentiras a paletadas.


Revisa con frecuencia tus pistas.

Antes de formular ninguna acusación revisa con calma tus pruebas, solo cogerás a alguien en una mentira si puedes probarlo. Tras la respuesta de un sospechoso que no te cuadre consulta tus notas y tus pruebas para corroborarlo o refutarlo. Utiliza la lógica para imaginar cuales pruebas pueden forzar a decir la verdad o conmover a la persona que tienes delante. Si eliges mal puede perder una pista importante que te podría haber dado esta persona, así que pies de plomo.


Verdad, dudas y mentiras.

Basándote en el lenguaje corporal de las otras personas y con una prueba en la mano tendrás que tomar una decisión cuando la entrevista quede en un estado de bloqueo. Cuando aparezca verdad («Truth») significará que crees que lo que dice es cierto y que no tienes razón para dudar de él. Duda («Doubt») será que tienes sospechas de su total sinceridad y que no tienes las pruebas que lo apoyen (Será conveniente revisar las notas). Y finalmente acusar de mentir («Lie») requerirá que presentes pruebas, así que asegúrate de explorar a fondo los lugares para luego hablar con la gente. Si acusas a alguien de mentir y sacas la prueba errónea comenzarás a perder el caso sin mucho remedio.


Persecuciones a pié o en coche.

¿Que se te escapa un sospechoso?, pues corriendo detrás de él. Las persecuciones a pié pueden alargarse un poco, así que no te preocupes si parece que se te escapan (Tampoco te duermas). Permanece tras sus pasos y cuando llegue el momento dale al botón que se te indicará. Si ves que en un momento hay suficiente espacio despejado y puedes, saca el arma y mantente apuntando unos segundos, en ese momento realizarás un disparo de aviso que hará que el sospechoso se detenga.

Si el sujeto coge un coche se complicará el tema. Si no tienes tu vehículo cerca, puedes coger alguno de los que hay por los alrededores. Sigue de cerca al perseguido y haz lo que puedas para no perderlo. Si tu compañero está contigo en el asiento del acompañante tratará de disparar a los neumáticos si te acercas lo suficiente. Embestir al otro coche también puede servir bastante, pero lo esencial será tratar de evitar las bajas civiles. Esto no solo es por los servicios de relaciones públicas del departamento de policía, sino porque también se verá reflejado para mal en nuestra puntuación final del caso.


Reyertas, tiroteos y rehenes.

De vez en cuando, los sospechosos preferirían aporrearte a hablar contigo. La clave estará entonces en esquivar; después puedes contraatacar con golpes poderosos y combos que pueden sentar de culo al más pintado. Contestar a un puñetazo con otro también es eficaz, de esa manera tendremos el tiempo justo de endiñar un puñetazo antes de que nos lo den a nosotros.

La forma más peligrosa de combate en el juego implica la presencia de armas. Y no hará falta mucha puntería para eliminarte, así que permanece a cubierto si no estás en movimiento o disparando. Puedes disparar a ciegas mientras estás a cubierto pero no servirá de mucho si no lo tienes encima. También dispondrás de la opción de un ataque cuerpo a cuerpo cuando estés lo suficientemente cerca, pero un golpe con la culata de tu revolver no siempre es suficiente para dejar fuera de combate al oponente. Así que vete a lo seguro y dispara a la cabeza o cúbrete.

La complicación será extrema si nuestro objetivo se hace con un rehén, entonces tendrás que esperar a que se exponga lo suficiente para disparar a la cabeza o al hombro o donde sea. Pero mucho ojo porque si el disparo no es letal disparará a su secuestrado, así que lo mejor es rematar un disparo con otro para asegurarnos de que no hará ninguna tontería extra.