Guía de Call of Duty: WWII para PC, PS4 y XBOne

7 de marzo 2020
Imagen Guía de Call of Duty: WWII

La temática de la Segunda Guerra Mundial pegó muy fuerte durante la época de los 128 bits. Sin embargo, incomprensiblemente acabó cayendo en el olvido. La saga de FPS por excelencia, Call of Duty, decidió otorgarle una segunda oportunidad. Algunos lo consideraron un movimiento algo arriesgado, pero el tiempo ha acabado dándole la razón.

Y es que WWII ha sido un éxito a todos los niveles. A día de hoy sigue aglutinando a multitud de gamers en los modos multijugador online. Por si fuera poco, quienes lo prueban por primera vez alucinan con un modo campaña a la altura de las mejores entregas.

Modo Historia

Cuando Call of Duty ha dejado de lado el modo campaña las críticas han sido feroces. Black Ops 4 fue un mal ejemplo de lo que debería ser un buen shooter en primera persona, completo y versátil. Todo lo contrario sucedió con World War II.

La Batalla de Normandía es uno de los hechos bélicos con más registros a nivel cinematográfico. Con esta edición de CoD ha quedado claro que los videojuegos también tienen mucho que decir sobre el Día D.

Al empezar la partida te encontrarás en pleno fragor de la batalla. Como miembro aliado, concretamente norteamericano, deberás sobrevivir a los miles de proyectiles que se disparan en varios países de Europa hasta que llegues al final deseado: Alemania, acabando así con los males que el país germano ha ido expandiendo.

Hasta ahora, en los modos campaña de Call of Duty si recibías daño bastaba con permanecer a buen recaudo para recuperar vida. El equipo de desarrollo ha querido cambiar dicha mecánica por completo, dotando al juego de un mayor realismo.

Por ende, será crucial que dispongas siempre de botiquines –cuatro como mucho– y solo los utilices cuando realmente te hagan falta. Apurar demasiado te puede llevar a una muerte prematura, así que úsalos si crees que tu vida empieza a peligrar. Algunos miembros de tu propio pelotón te los pueden proporcionar.

No son las únicas ayudas que te brindarán. Dependiendo de la habilidad especial de cada compañero, existe la posibilidad de que te dé un botiquín, balas para tu arsenal o explosivos para lanzarlos con tus manos. Adicionalmente algunos NPC contemplan las proximidades para analizar la posición del enemigo, la cual quedará fijada para que sepas de antemano el lugar en el que se ubica.

Ten muy en cuenta que estas habilidades especiales cuentan con un tiempo de recarga. Es por ello que no debes emplearlas así como así: nuevamente conviene que esperes hasta que llegue el momento oportuno.

Para que el Modo Historia no sea solo combatir, Sledgehammer Games ha dado forma a escenarios algo más abiertos que los de otras entregas. ¿El objetivo? Invitar a los jugadores a que de vez en cuando exploren, sin llegar a ser ni mucho menos la experiencia que ofrecería un sandbox.

Aun así, es aconsejable que te entretengas en buscar algún que otro recoveco. En ocasiones serás recompensado con coleccionables. Al alcanzar una determinada cifra conseguirás logros, así que trata de no dejarte ninguno por el camino.

Modo multijugador

En anteriores entregas fueron muchas las críticas que hacían referencia a unos movimientos extremadamente irreales, sobre todo los exagerados saltos. Esta vez, al recrear un período histórico con cierta fidelidad, los desarrolladores han optado por plantear un gameplay bastante más conservador.

Los personajes ya no pueden moverse por cada escenario como si estuviesen haciendo parkour al más puro estilo Mirror’s Edge. No es la única modificación que afecta directamente al modo multijugador. Otro claro ejemplo es el funcionamiento de las armas.

¿Recuerdas la habilidad prestidigitación de otros COD’s? Las recargas se hacían en un parpadeo. Este tipo de acciones ya no acontecen en WWII, aunque ello no ha acabado con el dinamismo tan propio de la saga.

A excepción de modos como el de Buscar y Destruir, en la mayoría de casos existe la posibilidad de reaparecer justo después de haber muerto en combate. Ello se traduce en una diversión incesante, siendo las modalidades multijugador las más disfrutadas en la actualidad junto a la que detallaremos en próximos párrafos.

Antes de hacerlo, conviene adentrarnos en el sistema de Divisiones con el que Call of Duty ha pretendido acercarse un poco a Battlefield. En efecto, desde el inicio cada usuario puede elegir una facción a la que pertenecer en función de su estilo de juego y de otras características propias.

La expedicionaria es idónea para los amantes de las escopetas, mientras que los miembros de infantería también son efectivos en los enfrentamientos que suceden a distancias medias. Una mención especial merece la división de montaña cuyos rifles de francotirador se convierten en armas letales.

Quienes gozan moviéndose rápidamente por los escenarios y acabando con todo aquel que aparezca ante ellos no deben dudar al escoger la división aerotransportada, mientras que los defensores de las ametralladoras han de elegir el equipo blindado.

Si lo que quieres es ser partícipe de momentos inolvidables que se vivieron en la Segunda Guerra Mundial no te puedes perder el modo Guerra. En algunas partidas formarás parte del equipo aliado, mientras que en otras serás un nazi que tratará de sembrar el caos. Entorpece todo lo que puedas a los rivales para que su contador de tiempo llegue a cero y tu equipo sea el vencedor.

Otro cambio importante ha sido la introducción del Cuartel General, el cual puedes aprovechar al máximo mientras vas buscando partida. Sácale partido a esta especie de vestíbulo no solo charlando con el resto de gamers, sino también abriendo cajas de recompensas.

Cuando dé comienzo la partida, ten muy en cuenta que las corredizas llevadas a cabo por los escenarios pueden pasarte factura. Y es que movimientos demasiado acelerados dan pie a que tardes más a la hora de apuntar a tus enemigos, dejándote vendido si el adversario va andando en ese preciso instante. Por ende, debes correr solo cuando lo estimes imprescindible.

En lo que a las armas se refiere, valora el hecho de que en COD: WWII los escenarios son más versátiles que nunca. Más allá de los clásicos pasillos con refriegas de sangre por doquier, también hay áreas que están destinadas a utilizar cierto arsenal en concreto.

Por ejemplo, es habitual dar con ubicaciones algo más elevadas en comparación con el resto del terreno, por lo que cogiendo un rifle de francotirador lograrías muchas bajas en tu marcador particular.

Si lo que quieres es ganar experiencia rápidamente el modo de juego más recomendable es Dominio. Y es que sin necesidad de matar podrás ir consiguiendo muchos puntos conquistando las zonas marcadas en el mapa.

Modo zombis

El modo zombies nazis ya causó sensación en otro juego de la saga de título similar: World at War. Ante un éxito arrollador era previsible que volviese a implementarse una modalidad parecida, aunque en esta ocasión se han introducido varias mejoras.

Tu objetivo es el de recuperar una serie de obras artísticas que fueron robadas por los alemanes y las mantienen a buen recaudo en Mittelburg. Cada tesoro está protegido por un ejército de zombis, aunque no son unos no-muertos cualquiera. Pertenecen al régimen del Tercer Reich.

La mejor estrategia para ganar en este modo consiste simplemente en ir jugando, puesto que a diferencia de otros zombis de anteriores entregas, cada horda superada te proporcionará experiencia.

Gracias a ello notarás una sensación de progresión que se hará evidente en el personaje que manejes: Jefferson con su fortaleza física inigualable, Marie que es capaz de poner en práctica estrategias muy bien pensadas, Drostan cuya reinserción le lleva a ser de gran ayuda para el resto de miembros y Olivia, tratándose de la persona con mayor inteligencia de todo el grupo.

Tarde o temprano serán numerosos los zombis que te asedien. Si tratas de aniquilarlos a todos a la vez el resultado muy probablemente acabe siendo el de tu muerte. Céntrate más bien en ir de uno en uno, acabando en primer lugar con aquella criatura que esté más cerca de ti.