Capitulo 6: Alter Egos - Assassin's Creed 2


SECUENCIA 11: ALTER EGOS.
 
11-1: Todo llega a quien sabe esperar.
Lugar en el que se desarrolla la acción: Venecia.    

 
Tras tomar diferentes caminos de destino Leonardo y tú, entra en la parte de la ciudad sin murallas que hay al noroeste y comienza esta misión a través de un lugar de partida que podrás encontrar en el paseo que hay en el parapeto de las murallas. Tras la escena cinemática, tienes que seguir la pista de un correo que irá moviéndose en  zigzag atravesando la ciudad. Tienes que permanecer lo suficientemente lejos de él para no despertar su curiosidad, pero a la vez tienes que asegurarte de permanecer tras su rastro y no perderlo. Si ocurre que se llegue a separar de ti poniendo de por medio algún muro, comenzará a correr un contador con una cuenta atrás que medirá lo que te queda de tiempo para ponerte de nuevo en contacto con él y no perderlo.

 
Puede llegar el momento en el que el objetivo se pare y mire a sus espaldas para asegurarse de que nadie lo está siguiendo. No tienes que preocuparte demasiado porque te vaya a ver porque no va a sospechar de ti, por lo menos no lo hará de manera instantánea. En el caso de que te vea, solo tienes que volverte y sepárate de donde está hasta que el correo se vuelva también y continúe caminando. Tras llegar a un punto de encuentro, el correo cruzará a través de una línea de soldados que si intentas traspasar tú, pues te meterás en problemas de manera automática. Desde este lugar, tienes que llegar hasta los tejados.
 
El objetivo volverá a atravesar una nueva formación de soldados un poco más adelante, llegados a este punto you get a quick break by way of a cut scene. Tras pasar esta escena, tienes que infiltrarte secretamente en el edificio y matar al correo para poder robarle los ropajes. Trepa por la fachada del edificio y, en cuanto llegues a la parte más alta, tendrás que mirar a la derecha. Verás un buen montón de heno al que te puedes tirar en el nivel de la calle, pues a qué esperas ¡saltamontes, salta, salta! ¡Hombre ya!

 
Sal fuera del montón de heno solo el tiempo justo para acaparar la atención por unos segundos del guardián que estará por los alrededores, después de hacerlo tendrás que volver a saltar dentro del montón de heno. En ese momento el guardián se acercará intrigado para inspeccionar lo que cree que ha visto hace unos pocos segundos, esto te dará la oportunidad de asesinar silenciosamente desde este sitio escondido.  Ahora que has dado Buena cuenta del guardián, te puedes desplazar hasta la parte trasera del objetivo que estará delante y asesinarlo para robarle su rad outfit y terminar entonces con la misión.
 
 
11-2: Sigue el juego.
Lugar en el que se desarrolla la acción: Venecia.   


Al comienzo de esta misión, solo tienes que seguir al líder a través de la ciudad. Haz lo que puedas para evitar chocar contra nadie, porque Ezio dejará caer el cofre si esto llegase a suceder. Llegará un momento en el recorrido en el cual llegarás al final del rastro y aparecerá una nueva escena cinemática que dará por concluida la misión.
 


En este punto la misión se tornará algo más complicada. Tienes que acabar con Rodrigo Borgia, algo que es mucho más fácil de decir que de hacer. En la primera parte de la lucha, lo mejor que puedes hacer es lanzar ataques a Rodrigo en lugar de la clásica táctica de esperar para contraatacar. Tu contrincante bloqueará de manera fácil la mayoría de tus embites, y no puedes llegar a realizar un asesinato rápido, así que no te hagas ilusiones, en cambio podrás irle arrebatando poco a poco trocitos de vida, lento pero seguro. Prepárate para contraatacarle en cuanto se decida a tomar la iniciativa, pero si eres lo suficientemente agresivo puedes retrasar la posición de Rodrigo hasta arrinconarlo, y si esto sucede, no va a tener opción ni espacio para hacer mucho por evitarte.

 
Llegará un momento del combate en el cual Rodrigo llamará pidiendo un poco de ayuda. En ese momento, te sugerimos que te deshagas de la espada y que te quedes con las manos peladas, y utilizando las técnicas de combate desarmado para acabar con los oponentes te quedes más solo que la una. No te tienes que preocupar de atacar a Rodrigo solo tienes que matar a todos sus refuerzos para pasar al siguiente paso del enfrentamiento. Los tíos que están equipados con lanzas son de lejos los más peligrosos de todos y, a no ser que cuentes entre tus armas con otra lanza para poder contraatacar sus embites, la mejor manera de enfrentarte a ellos es tratar de quitarles la lancita de los ?¡?¿?$3?.
 
Cuando acabes con todos los compinches de Rodrigo, obtendrás algo de ayuda mientras que más amiguetes aparecerán en su ayuda. De nuevo, te sugerimos que te enfrentes con las manos desnudas para acabar con los enemigos, ignorando a Rodrigo hasta que los que quedan de los malos estén de camino al más allá. Cuando solo quede Rodrigo, equípate con la espada y vuelve a retomar tu agresividad ofensiva otra vez. En cuanto logres derribarlo, una nueva escena dará por concluida la misión.

 
Te extrañarás seguro a causa del salto en el número de las memorias, pero antes de que puedas comenzar esta secuencia de la memoria, tienes primero que recolectar y descifrar los treinta trozos del codex del juego. Los tienes escondidos a lo largo del juego y de los numerosos mapas, y si no te has andado listo y no los has recogido en su transcurso, vas a tener que hacerte un par de bocadillos porque vas a viajar bastante. Son un total de treinta pedazos de codex en total, y deberías contar con cerca de catorce de ellos si solo te has ceñido a jugar en la historia principal. Los otros dieciséis los vas a poder encontrar distribuidos entre las demás ciudades en el número que te detallamos a continuación: Venecia - 6, Florencia - 5, Tuscany - 2, Forli - 3.

 
Cada pedazo de estos codex lo encontrarás en habitaciones o habitáculos custodiados por un puñado de enemigos, y vas a contar con un amplio abanico de posibilidades a la hora de intentar abrirte paso hasta el interior para conseguirlos. Se incluye entre ellas, como es natural en un buen asesino como dios manda, el asesinato y exterminio de los guardianes, pero con cariño. En el caso de que quieras ser algo más diplomático, puedes contar con las cortesanas, con los mercenarios o con los ladrones que se encargarán de distraerlos mientras que tú te paseas impunemente hasta tu objetivo. Otra posibilidad, es la de lanzar un cuerpo difunto hasta donde lo puedan ver los guardianes, pero lejos, de esta manera la curiosidad los llevará a abandonar sus puestos para husmear y ver lo que pasa, dejándote el paso libre.
 
Cuando por fina hayas hecho todo el trabajo y logres recolectar todos los codex, vas a tener que desplazarte y llevárselos a Leonardo para que te los traduzca. La verdad es que nada ni nadie te va a especificar esto a lo largo del juego, pero Leo se desplazará hasta el interior de la Villa de Monteriggioni, y entrará por la misma escalera de bajada a la habitación como ya lo hicieron Claudia y el arquitecto.  Así que llévale a Leonardo los códices y se te dará la opción de hablar con Mario, que estará en la habitación que hay al lado para que te encargue la que será tu siguiente misión. 
 



SECUENCIA 14: VENI, VIDI, VINCI.
 
14-1: La X marca el objetivo.
Lugar en el que se desarrolla la acción: Monteriggioni.     


Activa lo que verás resaltado y después de hacerlo sube caminando hacia la pared de los códices para que aparezca un puzle. Utiliza la visión de águila y podrás ver la silueta roja de una pintura. Pues bien, esto consiste en rotar todas las piezas que hay hasta trasladarlas a las posiciones correctas para que dibujen esta silueta y poder así completar el cuadro. Te recomendamos que comiences por el perímetro del dibujo del puzle hasta que consigas completar el borde, es la manera más fácil de ir descartando piezas e ir solucionándolo. En cuanto esté el borde completado, podrás pasar a entretenerte con el resto.
 


Pronto te darás cuenta de que comenzará a formarse una imagen bastante familiar para cualquiera, un mapa del mundo. Confiamos en tus conocimientos de geografía para dejarte solo en la formación de los distintos continentes. Cuando hayas conseguido completar el puzle, habrás hecho lo mismo con la misión.

 
Aquí te dejamos un par de fotografías con el detalle de cómo debe quedar finalmente el mapa, una de ellas con la visión de águila y otra sin ella.
 

 
14-2: In Bocca Al Lupo.
Lugar en el que se desarrolla la acción: Roma.     

Habla con Mario y como resultado de esta misión te terminará enviando a la que será tu misión final, consiste en asesinar a Rodrigo Borgia, pero eso no es lo peor, porque resulta que este se encuentra en Roma, más concretamente en el Vaticano. Aunque pueda parecer que todo indica que esta va a ser una de las misiones más complicadas no es así, el transcurso de esta última será bastante lineal, mucha más que ninguna de las anteriores, pero eso sí, requerirá una dosis extra de sigilo. Pero antes de todo este rollo debemos centrarnos en lo que es importante verdaderamente, hay que infiltrarse en el Vaticano.  Para ello tendrás que trepar el muro que queda al oeste utilizando para ello las vigas que sobresalen de la pared para ir saltando y llegar hasta una plataforma que cuelga en la parte del sur.
 
Desde esta plataforma, puedes saltar hacia el norte hasta la parte superior de un muro de este complejo, y realizar desde aquí una escalada directa hasta la parte superior. Pero no todo sera tan fácil, tienes que permanecer muy alerta, hay guardianes esperando en lo alto de la torre. Puedes asesinar sigilosamente a uno de ellos desde la parte más alejada de la pared, pero llamarás la atención del resto en cuanto lo hagas. Así que tras hacerlo tienes que saltar rápidamente hasta la parte alta de la torre y sacar a la tizona para saciar su sed de sangre.

 
Cuando hayas conseguido acabar con todos los guardianes, tienes que localizar una palanca que hay en la parte de más al norte de la pared y presionarla para abrir una puerta que te llevará hasta la siguiente zona. Verás que hay dos guardianes más al final del siguiente patio. Si eres lo suficientemente rápido, puedes tratar de cruzar el patio directamente y realizar un doble asesinato mientras que a ellos no les va a dar tiempo de dares cuenta de qué es lo que está sucediendo.
La puerta que hay delante permanecerá cerrada, pero podrás escalar hasta alcanzar un nivel más arriba ( Ligeramente desplazado hacia la derecha), en él encontrarás una palanca que accionará el mecanismo que abrirá la puerta. La única pega sera que tendrás que encargarte del guardián que estará merodeando por allí, pero eso no es nada para una máquina del dolor como tú, ¿No crees? 
 
En la siguiente zona tendrás que luchar con una pandilla bastante nutrida de guardianes, así que prepárate para una buena sesión de mandobles. Puedes encargarte de un par de ellos de entrada con un salto y asesinato de libro. Cuando te hayas merendado a todos ellos, escala hasta la parte alta de una torre que hay al oeste para alcanzar el punto de control que reluce. De repente saltará una nueva escena que terminará con Ezio montado sobre un caballo.

 
En tu desplazamiento en el caballo, pronto probarás el sabor del suelo, porque unos guardianes que hay más adelante te derribarán de tu montura. Tras ser derribado, puedes levantarte y luchar o simplemente volver a montarte en el caballo y salir de allí. Más adelante tendrás un enorme hueco que tendrás que salvar haciendo una galopada muy rápida para llegar al otro lado. Una vez hecho esto, te van a derribar de nuevo de tu montura, pero en esta ocasión parece que a Ezio se le ha agotado la paciencia y se parará un poquito por los alrededores para explicarles unas cuantas cosillas a estos atacantes.
 

Fuente: www.trucoteca.com

 
14-3: In Bocca Al Lupo (cont.)
Lugar en el que se desarrolla la acción: Roma.      


Cuando hayas terminado con todos los enemigos, trepa por la torre que tienes delante y elimina a los dos guardias que te estarán esperando en lo alto de ella. Desde esta parte superior de la torre, puedes realizar un salto de fe para caer dentro de un montón de heno que estará justo debajo.

 
Como era de esperar te encontrarás con algunos enemigos más en el siguiente tramo de la muralla, así que prepárate para seguir luchando antes de poder continuar trepando la siguiente torre. De nuevo, en lo alto de esta segunda torre encontrarás más enemigos de los que te tendrás que encargar, y un nuevo salto de fe que tendrás que hacer para caer en otro montón de heno que te estará esperando debajo.

Cuando aterrices en el heno, esta vez no corras y no seas tan listo hombre, y quédate en su interior un momento. Verás que hay una serie de guardianes que patrullan a lo largo de todo este tramo de muralla, y te puedes encargar de todos ellos asesinándolos silenciosamente si tienes la suficiente paciencia y precisión. Para ello tendrás que esperar dentro del primer montón de heno hasta que se acerquen los dos primeros primos, los asesinas silenciosamente y después de hacerlo, cuando veas que no hay moros en la costa, te pasas al segundo montón de heno. Lo que viene después parece que sobra decírtelo ¿No crees?, así que pasemos al siguiente paso.

 
Trepa la siguiente torre y quédate colgado del borde sin llegar a subir del todo, espera a la patrulla de guardias que se acercará y entonces podrás tirarlos al vacio. Otros dos guardianes estarán de camino a la dirección opuesta y podrás realizar un asesinato doble con estos dos pardillos solo corriendo un poco y llegando desde detrás. Salta desde el extremo opuesto al que has subido de la torre y caerás sobre otro guardián que estará solo.

 
Habrá otro montón de guardianes con los que te las tendrás que ver en la siguiente zona. Así que prepárate para entrar en combate con todos ellos, tendrás que utilizar todas tus habilidades para conseguir salir victorioso de este enfrentamiento. En cuanto hayas despejado el patio, escala por el andamio que hay cerca hasta alcanzar un nivel superior en el que encontrarás un interruptor que abrirá una puerta que te conducirá definitivamente hasta el interior del Vaticano.

 
Es muy importante que tengas en cuenta que desde este punto en adelante, no puedes ser descubierto o esto supondrá automáticamente el final del juego para ti. Afortunadamente, los únicos tíos que parecen saber a ciencia cierta que tú no deberías estar allí son los guardianes. Los sacerdotes, que vestirán sus características sotanas negras, no van a tener ningún problema con que tú andes mezclándote entre ellos para conseguir pasar sin ser visto.
En el primero de los salones, pasa de uno a otro círculo de sacerdotes para poder atravesar la estancia. Hay un grupo de sacerdotes que patrullan por los alrededores de la habitación, salta hasta su grupo y síguelos para poder alcanzar el lugar más alejado de tu posición de inicio al otro lado del salón.
 

 
14-4: In Bocca Al Lupo (cont.)
Lugar en el que se desarrolla la acción: Roma.     

Puedes asesinar silenciosamente al guardián que hay en el extremo sur del salón y presionar el interruptor para abrir la puerta por la que podrás acceder a la siguiente habitación. En la parte de la izquierda habrá un guardián que estará patrullando en círculos, desplazándose entre la parte norte y la del sur de esta habitación. En cuanto este detrás del muro que hay a la izquierda, sigue pasando hacia adelante y cúbrete entre el siguiente grupo de sacerdotes.

La segunda parte del salón sera un poco más difícil, porque los guardianes que hay en el extremo opuesto a ti te verán si repites el último movimiento.  Cuando la segunda de las patrullas de guardianes pase por detrás de la pared de la izquierda, síguelos lentamente. Te puedes deslizar detrás de ellos y detrás de los otros guardianes que estarán al otro extreme del pasillo para poder abrir desde allí la siguiente puerta.
 


Finalmente, llegarás al salón en el que Rodrigo Borgia estará hablando. Pasa por las plataformas elevadas para poder cruzar la parte más alejada de la habitación y de esta manera te colocarás directamente encima de donde estará Rodrigo. Fíjalo como objetivo y ejecuta el asesinato. Ezio saltará hasta la parte de abajo y aparecerá una escena que te mostrará la muerte de Rodrigo.

 
Pero no todo es tan fácil, porque Rodrigo no sera tan fácil de matar, así que tendrás que luchar contra él directamente. Comenzarás este enfrentamiento con un poco de ventaja, porque contarás con clones de Ezio luchando codo con codo a tu lado. Pero vamos? que tampoco te pongas muy contento porque no hacen apenas ni cosquillas, solo te servirán para distraer a Rodrigo y que no se fije solo en ti. Es importante que seas muy agresivo en el ataque, lanzando estocadas constantemente con tu espada. No tienes que preocuparte de preparar los contraataques, porque si eres excesivamente cauteloso, Rodrigo acabará poco a poco con todos tus clones y terminará con tu ventaja en el enfrentamiento.
 


Llegará un momento en el que Rodrigo se retirará. En ese momento tienes que activar la visión de águila y mirar a la pared para ver un par de puntos que podrás activar para abrir el pasaje secreto por el que entró Rodrigo para escapar de ti. Corre por este corredor secreto y finalmente Ezio se encontrará con el enemigo por última vez, ya no huirá más.

 
No le des a Rodrigo ni un solo respire. Agárralo y tíralo contra la pared. Mientras que intenta reincorporarse, puedes golpear a Rodrigo Borgia dándole un par de golpes y después volver a cogerlo de nuevo. Sigue arrojándolo repetidamente contra la pared, golpéalo, y vuelta a empezar. Esta sera la manera más fácil de solucionar este enfrentamiento, y casi casi la única. En cuanto logres eliminar a Rodrigo, el juego habrá terminado.

;

¿Podemos continuar usando sus datos para hacer sus anuncios más relevantes?

Nuestros socios obtendrán datos y utilizarán cookies para personalizar anuncios y mediciones. Sepa cómo obtenemos y usamos datos