Analisis - Ryse: Son of Rome

Publicado el 27/11/2013

Versión en Español English version

Todos estábamos deseando que llegase, impacientes ante la llegada de uno de los títulos que más anunciados han sido y que suponían el comienzo de una nueva generación. Es inevitable que las expectativas estén muy altas y que el público y los críticos vayan a hacer un repaso minucioso de cada uno de sus puntos, algo que desde CryTek se sabía. Es en este contexto en el que ha aparecido Ryse: Son of Rome que además carga con esta gran responsabilidad de ser el blanco de muchas miradas.

Pero ¿está a la altura de lo que se espera? Vayamos por partes. Como adelanto, podemos adelantar que Ryse: Son of Rome peca de algo imperdonable, es decir, de una falta de ambición en la jugabilidad que choca con una calidad gráfica que nos coloca enfrente de una superproducción. Y este es el principal problemas con Ryse, un envoltorio precioso y sorprendente que envuelve una jugabilidad que en poco tiempo nos parecerá bastante discreta.

A nivel argumental, Ryse nos presenta la historia de Marius Titus, un general del ejército romano que a modo de flashback relata su historia al emperador Nerón mientras que la ciudad está a punto de caer bajo el asedio de un ejército bárbaro.  De esta manera, el general nos cuenta los momentos más importantes de su vida, desde que era un joven hasta su etapa más madura, todos sus momentos de gloria militar y sus momentos más heroicos en las campañas militares del norte.

En esta narración de la historia no faltarán las cinemáticas que por otro lado son de las más impresionantes y mejor logradas que hemos visto en los últimos tiempos, de una ejecución brillante, mezclándose las escenas puramente cinemáticas con las escenas ingame de manera fluida y sin ningún tipo de corte. Pero para ser sinceros, los chicos de CryTek han usado estas cinemáticas para mostrarnos la enorme calidad de los acabados en los rostros y las vestimentas que para mostrarnos algo importante de la historia o para dar profundidad al guión.

A lo largo de la historia, como podremos comprobar, se ha incluido un carácter sobrenatural, algo sobre lo que ya estamos advertidos, ya que desde CryTek se dejó claro que el rigor histórico no iba a ser uno de los puntos fuertes del título, sino que se debía tomar como una producción cinematográfica ambientada en la Roma del Imperio. En este sentido, acompañaremos al protagonista a lo largo de toda su carrera conociendo los lugares más emblemáticos del Imperio Romano y de su espiritualidad, todo a través de unas cinemáticas que nos dejarán sin palabras.

En lo que se refiere a la dificultad que presenta el juego, podemos decir que está pensado para todos los públicos, es decir, los dos primeros niveles de desafío (Recluta y Soldado) son bastante fáciles y no supondrán ningún problemas para todos aquellos jugadores acostumbrados a los títulos de acción y a los hack n’ slash. Es por esto que si queremos poner las cosas un poco difíciles deberemos poner el nivel de dificultad en Centurión o Legendario cuando esté disponible.

La jugabilidad de Ryse, como es normal, se basa en la acción y el combate, algo que podremos desde el inicio. Sin embargo, las mecánicas jugables son bastante repetitivas y se deben a un patrón que se explota una y otra vez. En este sentido, nuestro héroe se verá rodeado por enemigos que se turnan para atacarle, de manera que tendremos que ir acabando uno a uno con ellos. Una vez que la batalla ha finalizado, tendremos que avanzar hasta encontrarnos con el siguiente grupo de enemigos con el que repetiremos el mismo esquema… Y así, una y otra vez hasta que completemos el capítulo.

Esto que decimos no tiene nada de negativo si no fuera por el hecho de que los esquemas de combate (una vez que dejamos a un lado el impacto visual) se repiten. Usaremos el ataque normal con el botón X y bloquearemos con el botón A, y con estas dos simples acciones puedes pasar la enorme mayoría de combates. Podemos llevar la iniciativa de la lucha, pero es bastante más fructífero bloquear los ataques enemigos y contraatacar de manera constante para eliminar a nuestros enemigos. Además de estas dos acciones básicas, también tenemos la posibilidad de golpear con el escudo para romper la guardia del rival, pulsando el botón Y, por último tenemos la posibilidad de pulsar el botón Y y A a la vez para realizar una carga con un salto final que si bien es muy efectivo nos deja vulnerables unos segundos.

Por último tenemos un ataque especial, en el que Marius desata toda una serie de golpes rápidos que suelen acabar en una ejecución. Este poder llamado Foco, está reflejado en una barra que se irá llenado a medida que combatamos. Sea lo que sea las secuencias QTA y lo limitado de sus movimientos es un punto negativo mas que positivo.

Como podemos comprobar hasta aquí no podemos ver nada que no nos hayan ofrecido cientos de juegos del género, por lo que los chicos de CryTek han incluido un sistema de ejecuciones y finishers que dan al juego un carácter único y espectacular. En este sentido, cuando un enemigo está muy dañado, aparecerá encima de su cabeza un icono en forma de calavera. Una vez esto pase, pulsando el gatillo derecho, empezará un QTE (apareciendo el cuerpo del enemigo del color del botón que tenemos que pulsar) que acabará con una muerte por ejecución. Aunque podríamos eliminar a nuestro enemigos una vez que están débiles con un golpe normal, superar el QTE nos “premia” con poder realizar la ejecución y con más puntos de experiencia, bonus de salud, etc…

La pregunta es clara ¿Qué hacen los chicos de CryTek para reducir esta repetición en las batallas? La solución propuesta pasa por ofrecer ocasionalmente una serie de mecánicas jugables interactivas. Estas situaciones nos pondrán, por ejemplo, dentro de una formación de tortuga, situación recreada de manera sobresaliente, pero de nuevo lo único que podremos hacer es  avanzar, cubrirnos y disparar nuestro pilum (que debido al auto apuntado es bastante fácil). Otra situación es la de colocar a nuestros arqueros en uno u otro sitio antes del ataque de una horda enemiga, mientras que nosotros nos encargamos de las ballestas gigantes, que otra vez nos ayudará con el auto apuntado. Como podemos comprobar estos intentos de romper con la monotonía de las batallas solo se quedan en un intento con poco éxito.

Fuente: www.trucoteca.com

Además de lo expuesto anteriormente, el juego incluye un sistema de progreso bastante entretenido aunque con poca profundidad. La idea es tener la posibilidad de obtener premios en forma de puntuación (llamada Gloria) para poder gastarlos en distintas mejoras para nuestro personaje. De esta forma podremos aumentar la salud, ganancia de puntos de experiencia que ganamos, ventajas en el combate y en el foco o ataque especial. Podemos hacerlo mediante las monedas ingame o, por el contrario, hacerlo a través de micro-transacciones, un tema que ha levantado muchas polémicas y que no trataremos aquí.

En lo referente al multijugador, el juego propone unos combates en arenas contra los mismos enemigos de la campaña, que nos muestran una vez más los mismos modelos. Y es que la variedad no es uno de los puntos fuertes del juego, algo que podremos comprobar en la repetición de la apariencia de los enemigos en la campaña. Acabamos con ellos y cumplimos pequeños objetivos esquivando proyectiles y destruyendo objetos para obtener recompensas y poder así mejorar a nuestro nuevo héroe.

Las modalidades multijugador son Arena, Ronda a Ronda y Solo o Gladiador. La primera modalidad es un combate cooperativo para dos jugadores que nos sitúa en el Coliseum, teniendo que preocuparnos de superar enemigos y de tener al público contento y satisfecho. La segunda modalidad es también cooperativa y nos permite elegir los entornos de las arenas.

En la tercera modalidad controlaremos a un gladiador con el que debemos superar retos y al que podremos mejorar en una serie de parámetros para potenciar a nuestro luchador y hacerlo más mortífero. Estas mejoras son muy parecidas a las que podemos ver en el off line, pero suponen un añadido bastante interesante. También podemos personalizar a nuestro gladiador, como por ejemplo en la ropa, escudo o la espada, además de dos espacios para ítems que podremos utilizar en los combates.

A nivel gráfico y artístico, Ryse: Son of Rome es lo que podemos llamar un titán  visual. El juego luce un aspecto impresionante en todos los aspectos a nivel gráfico, artístico y tecnológico que hacen que el título sea de lo mejor que hemos visto hasta el momento. Artísticamente presenta un trabajo impresionante en los uniformes, localizaciones y el resto de elementos que ayudan a crear cierta sensación de realismo. Sin embargo no todo es positivo, y podemos ver cierta escasez en la variedad de tipos de enemigos. Aun asi no deja buen sabor de boca porque despues de gastarse uno 500€ en consola mas 65€ en un juego de la nueva generacion, espera ver algo mas que unos graficos mejorados respecto a su anterior Xbox 360. Dicho esto opinamos que el juego no hace gala de toda su pontencia y es monotono en algunas escenas, lo mas obvio es que si es verdad que mueve a mas sprites en pantalla sin caerse el Framerate, pero eso no j ustifica unos graficos tan sosos para una plataforma actual. Si es cierto que luce muy bien comparado con Xbox 360 pero uno se esperaba muchisimo mas.

Las cinemáticas son impresionantes, con una gran calidad, algo que podremos comprobar en el nivel de detalle de los rostros y la expresividad. Los modelados tanto de los soldados romanos como de los bárbaros son fantásticos, especialmente en el protagonista. Todo en Marius está cuidado hasta el mínimo detalle, tanto en su físico como en los movimientos y expresiones. Tenemos que hacer una mención especial a las animaciones de las ejecuciones que muestran gran realismo y espectacularidad. Los escenarios, si bien son muy lineales en lo referente a la jugabilidad, son impresionantes en lo que se refiere a su diseño. Como decimos los escenarios son variados y ofrecen un nivel de detalle sobresaliente. Muchas veces han primado la grafica de los detalles y escenarios y dejado un poco mas de lado otros factores, como una mejor camara y mas facil de manejarle, y menos QTE en las luchas.

En lo que se refiere al sonido, CryTek nos presenta una impresionante banda sonora, con temas musicales impactantes y épicos muy en sintonía con la acción que se desarrolla en el juego. Los efectos de sonido son también impresionantes, ayudando al jugador a entrar en las batallas. Por último el título está completamente traducido al castellano con un buen trabajo de los dobladores.

A modo de conclusión, podemos decir que un título que nos deja sensaciones encontradas. Por un lado el título es impresionante tanto a nivel estético, artístico, gráfico y tecnológico, pero por otro lado la mecánica jugable es bastante repetitiva y por desgracia cae en la monotonía. No podemos dejar de pensar que el gran trabajo audiovisual se ha llevado todo el trabajo y la jugabilidad ha quedado en un segundo plano. Ryse: Son of Rome es posible que sea una de las primeras decepciones de esta nueva generación de consolas.

Trailer de lanzamiento - Ryse: Son of Rome

 


Análisis para Xbox One

    XONE

Ryse: Son of Rome

Género: Accion / Lucha
Desarrollador: Crytek
Editor/Distribuidor: Microsoft


Otras puntuaciones

Usuarios

Tu puntuación


Perfil de alex

alrufe
A decir verdad soy un enamorado de este mundo desde sus inicios... soy de los que han jugado en recreativos hasta que cerraban, en megadrive, spectrum y amstrad... y aun seguimos en la brecha!!!

analisis ryse son of rome xbox one xbox microsoft crytek lucha accion gladiadores roma romanos batalla espada escudo next gen xone

Análisis de los usuarios

Analisis - Ryse: Son of Rome

;

¿Podemos continuar usando sus datos para hacer sus anuncios más relevantes?

Nuestros socios obtendrán datos y utilizarán cookies para personalizar anuncios y mediciones. Sepa cómo obtenemos y usamos datos