Analisis: Dissidia 012: Final Fantasy

Publicado el 11/04/2011


Dissidia 012
no se limita a meter unos nuevos personajes en un argumento ya de por sí delirante. Square Enix también ha incluido nuevos modos, nuevas mecánicas y doscientas toneladas más de fan service, aunque también es cierto que el núcleo central del juego se mantiene prácticamente intacto, para lo bueno y para lo malo.


A Cosmos rogando y con la espada dando.

Ese núcleo central son los combates, que vuelven a tener un cierto componente estratégico. Volvemos a tener dos tipos de ataque, uno que sólo sirve para ir aumentando nuestra fuerza y otro que es el que realmente hace pupita. También se mantiene el modo EX y unos escenarios enormes sacados directamente de las diferentes entregas de la saga Final Fantasy. Por desgracia, también sigue presente lo de pasarse la mitad del combate intentando llegar hasta donde está tu enemigo o luchando con una cámara deficiente. La novedad de los combates es la posibilidad de poder llamar a otro personaje momentáneamente para que ataque a nuestro enemigo.

 

 

No podemos comentar demasiado del argumento (je) para no soltar spoilers, así que nos conformaremos con deciros que este Dissidia Duodecim nos sitúa otra vez en el enfrentamiento entre los dioses Caos y Cosmos, como en el anterior Dissidia, aunque la acción no es simultánea. De hecho, entre uno y otro juego nos encontramos con personajes que cambian de un bando a otro. Aquí Jecht defiende a Cosmos, mientras que Tidus, Terra o Cloud están con Caos. Los seis nuevos personajes (Tifa, Laguna, Lightning, Vaan, Kain y Yuna) funcionan como núcleo conductor y es con ellos con los que empezaremos en el modo historia.

Un modo historia que vuelve a desarrollarse sobre un tablero, aunque ahora, para ir de un tablero a otro, tendremos que recorrer un mapa del mundo en el que podemos encontrarnos con enemigos, aliados y objetos. En los tableros tenemos normalmente una serie de combates menores a los que podemos derrotar con la punta de… poco esfuerzo y un enemigo tremendamente cabrón que a menudo nos obligará a plantear muy bien la estrategia y a correr como cobardes durante la mayor parte del tiempo. Personalmente creo que esa falta de equilibrio no beneficia en nada al juego.

Los toques de rol también siguen presentes y cada uno de nuestros personajes sube de nivel al conseguir experiencia, gana nuevas habilidades y puede equipar distintas armas, armaduras y accesorios. Tenemos un completo menú de personalización y tiendas en las que comprar o intercambiar objetos.

 

 

En este punto conviene destacar que se ha hecho lo posible para que los personajes tengan unas habilidades que recuerden a la de los juegos en los que aparecen. Por ejemplo, Vaan usa distintos tipos de armas en función de la situación y Lightning puede cambiar entre varios paradigmas, con lo que varían también sus ataques.

Otra cosa que se ha mantenido del original es la posibilidad de desbloquear una indecente cantidad de extras. Nuevos personajes, nuevos trajes, nuevos modos de juego, la posibilidad de ir con un grupo de varios personajes… Eso lógicamente se traduce en horas y horas de juego para los que sean más completistas. En este sentido tampoco podemos olvidar que el modo historia es sólo una pequeña parte de las posibilidades de Dissidia 012. El título nos da la opción de jugar online, luchar en un modo arcade (para los que quieran una partida rápida sin muchas complicaciones) y hasta un modo de creación de eventos y combates que nos permite introducir hasta nuestros propios diálogos. Lo dicho: horas y horas…

 

 


Calidad técnica marca de la casa.

En el aspecto puramente audiovisual, Dissidia Duodecim es tan bueno como su antecesor. Excelentes modelados de los personajes, buenas animaciones, escenarios muy amplios (aunque tan vacíos como en el primer Dissidia), ataques con muchas lucecicas y efectos… La única pega que le podemos poner en este sentido es el ya mencionado problema de la cámara en algunos escenarios con demasiadas estructuras.

Las escenas cinemáticas también son dignas de mención, como en todo juego creado bajo el manto de Square Enix. A la desarrolladora japonesa le podemos poner muchísimas pegas, pero son pocos sus juegos que no sorprenden en este aspecto.

También la banda sonora de Dissidia Duodecim: Final Fantasy es de sobresaliente y Takeharu Ishimoto (compositor de cabecera de Tetsuya Nomura en los últimos tiempos) hace un muy buen trabajo adaptando para la ocasión algunas de las melodías más conocidas de la saga numérica.


Conclusiones.

El principal pecado de este Dissidia Duodecim: Final Fantasy es el mismo que el del primer Dissidia: si no eres seguidor de la saga Final Fantasy el juego no te va a gustar. Así de claro. Una gran parte de su atractivo, por no decir prácticamente el único, es poder controlar a algunos de los personajes más carismáticos de la saga de rol (bueno, y también a Tidus).

El sistema de combate está relativamente bien y además mejora muchísimo a medida que se domina, pero también es cierto que es muy repetitivo y a veces algo frustrante. Los cambios que aporta Duodecim respecto al original en este aspecto son sólo meras anécdotas. No sólo eso, sino que algunos de los evidentes problemas que ya tenía el sistema han pasado de un juego a otro inexplicablemente.

Hablando claro, no sé a quién se dirige Dissidia Duodecim. Como juego es posible que sea incluso algo mejor que el original, aunque sólo sea por el hecho de añadir varios nuevos personajes, pero ofrece exactamente la misma experiencia. Quienes disfrutaran con el primer Dissidia no van a encontrar algo tan nuevo y diferente como para justificar el gasto. A quienes no les llamase la atención el primero o directamente no les gustara, tampoco les llamará la atención esta entrega. ¿Qué nos queda entonces? ¿La gente que probase el primero, le gustase pero no llegase a comprarlo o jugarlo por algún motivo? A toda esa gente se lo recomiendo sin dudarlo. Tendrán un producto más completo y más actual de lo que era Dissidia: Final Fantasy.

 

 

Después de leer estas conclusiones quizá alguno se sorprenda de la nota (porque seguro que es lo primero que habéis mirado), pero creo sinceramente que es la que se merece si tenemos en cuenta que ofrece lo mismo que su antecesor, al que ya consideré sobresaliente en su día, y algunas cosas más. Sí, también tiene los mismos problemas, pero eso no empañaba la experiencia del primero y tampoco lo hace en Duodecim. Lo que sí recomiendo de nuevo es bajarle un par de puntitos a la nota si los Final Fantasy te la traen al pairo. Este juego es fan service puro y duro y si no eres fan, no lo disfrutarás igual.

Dissidia 012: Final Fantasy - Cinemáticas y Gameplay


Análisis para PSP

    PSP

Dissidia 012: Final Fantasy

Género: Lucha
Desarrollador: Square enix
Editor/Distribuidor: Square enix


Otras puntuaciones

Usuarios

Tu puntuación

Fuente: anaitgames.com


Perfil de Yuri

maconcho
△◯✕▢ Youtube.com/maconcho △◯✕▢

Analisis Dissidia 012 Duodecim: Final Fnatasy PSP Jump Festa celebrada pasado semana qué decir tráiler más

Analisis: Dissidia 012: Final Fantasy