Analisis - The Order 1886

Publicado el 20/02/2015

Como todos sabemos a estas alturas, por fin ha llegado uno de los juegos que más ruido han hecho y también más esperado de los últimos meses. Como es lógico nos referimos a The Order: 1886, un título que lleva un par de días en el mercado y ha levantado enormes debates en torno a sus virtudes y sus errores, no dejando a nadie indiferente e incluso haciendo que más de un usuario se haya cogido un cabreo monumental. Dejando de lado en la medida de lo posible esta polémica, vamos a centrarnos (como siempre hacemos desde Trucoteca) en sus diferentes apartados para llegar a una conclusión lo más objetiva posible… que cada uno saque sus conclusiones o busque polémica en los foros.

¿Qué es lo que los chicos de Ready at Dawn nos plantean en este The Order: 1886? En primer lugar en el plano argumental, nos metemos en piel de un miembro de una hermandad secreta de caballeros cuya misión principal es combatir a las fuerzas del mal y a sus criaturas. Esta organización lleva operando durante siglos de manera incansable, si bien en el título se encontrarán en el Londres del Siglo XIX, aunque un tanto distópico, es decir, una especie de realidad alternativa no que no casa exactamente con la historia real, construyendo una realidad alternativa que siendo sinceros le sienta muy bien, siendo esta ambientación uno de los puntos fortísimos del juego. Para no caer en spoilers que puedan deslucir la trama, solo diremos que nos tendremos que enfrentar a seres sobrenaturales como por ejemplo hombre lobo, criaturas fantásticas y a los personajes más oscuros de la Inglaterra Victoriana. Todos estos personajes están relacionados perfectamente con el argumento de manera que consigue engancharnos bastante, transmitiendo sensaciones y profundidad en los personajes que se ven envueltos en traiciones, conspiraciones e intrigas de todo tipo. Sin duda nos encontramos con uno de los juegos más potentes a nivel narrativo que hemos podido disfrutar últimamente.

Como era de esperar, como hemos podido ver en los videos anteriores al lanzamiento al juego, todo el argumento del juego se articula en torno a una sucesión de videos y cinemáticas , algo que en un principio no tiene por qué ser negativo, todo lo contrario, pero para ser sinceros creemos que ciertas cinemáticas son totalmente innecesarias e incluso interrumpen el flujo de la historia o la acción, como si estuviesen allí solo para hacernos ver lo asombrosamente bien que luce el plano artístico y técnico (que dicho sea de paso lo hace).

La historia se desarrolla a lo largo de 16 capítulos, cada uno con una serie de secciones, todos acompañados con una gran cantidad de videos y de cinemáticas de manera que hasta hay secciones que simplemente tendremos que mirar la pantalla porque están compuestos en su totalidad por dichas cinemáticas, alucinantes y asombrosas eso sí, pero demasiadas.

Todo esto nos da una campaña, de una duración que va entorno a las 7 horas en su dificultad media (el título consta de tres niveles de dificultad) lo que a muchos les ha parecido una duración muy escasa y más si tenemos en cuenta que en esta duración incluimos la exploración de los escenarios. Sea como sea, el título se nos antoja un tanto corto incluso si sumamos un par de horas más en la dificultad más difícil. Suponemos que en futuros DLCs se incluirá algún tipo de campaña extra, pero hasta el momento en su fecha de salida es lo que The Order 1886 es lo que nos ofrece.

Entrando en el campo de la jugabilidad, como era de esperar en un juego que se basa en una mecánica de shooter, la acción es el alma del juego. Lo primero que tenemos que decir es que el juego es tan impactante visualmente que este campo impregna en cierta manera las mecánicas jugables, no estrictamente hablando, pero es innegable que este enorme trabajo artístico y técnico supone la diferencia entre unas escenas de acción que de no existir este trabajo pasarían sin pena ni gloria, a ser escenas de acción que se nos grabarán en la retina. Dejando esto de lado, el juego se basa también en los QTE (quick time events) que se integran y se mezclan con las cinemáticas y la acción shooter, algo que se hace de una manera muy natural, aunque en ocasiones el juego peca de demasiada presencia de QTE en detrimento de acción más directa, aunque dicho sea de paso si quitamos el impresionante trabajo artístico, son poco variadas y la mayoría de nuestros enfrentamientos se resuelven de manera muy similar.

Para hacer frente a nuestros combates tendremos un equipamiento básico o armas, de manera que tendremos un arma corta, un arma larga y granadas de dos tipos, una de humo y otra de fragmentación… no hay más. La parte buena es que al tener este tipo de armas, los combates contra nuestros enemigos nos obliga a cambiar de armas bastante, con lo que nos aportan variedad a la hora de meternos en faena. Contaremos con revólveres, rifles de asalto, ametralladoras, rifles de francotirador, (destacamos la presencia del Fusil Termita o el Arma Inductora de Arcos), etcétera, lo que nos da como resultado un abanico suficiente aunque no bastante nutrido, lo que nos deja un sabor un tanto agridulce, quedándonos con ganas de más variedad.

En lo que se refiere a los enemigos, nos encontramos con bastantes humanos en su mayor parte, a los que tendremos que liquidar al más puro estilo de los shooter en tercera persona con usos de coberturas y maniobras envolventes que nos pondrán las cosas difíciles en ciertas ocasiones. La parte menos positiva es que el título adolece bastante de cierto sentido pasillero. También nos encontraremos con criaturas sobrenaturales como hombres lobo que son bastantes más duros de pelar. Sea como sea, el juego apuesta por cierta variedad en lo que se refiere a las maneras de enfocar la acción, de esta manera nos encontramos con situaciones en las que es más conveniente usar el sigilo, en otras que deberemos hacer un uso inteligente de las coberturas, otras situaciones en las que es mejor pensar en maniobras envolventes para conseguir una posición más ventajosa, superar los omnipresentes QTE, realizar ejecuciones, etcétera. Una buena variedad de situaciones que aportan interés a la jugabilidad, aunque no contribuye a ello la IA de los enemigos que en ocasiones deja que desear aunque está lejos de ser brillante, algo que posiblemente se mejore en futuras actualizaciones. 

Como podemos ver, la jugabilidad se basa principalmente en los tiroteos clásicos de los shooter y en la presencia de muchos QTE que rompen las cinemáticas de manera que siempre tengamos que estar pendientes de dichas cinemáticas si es que no queremos acabar muertos, sobre todo en los combates con los hombre lobo. Y hasta aquí podemos hablar del aspecto jugable del título porque sinceramente no hay más a excepción de pequeñas partes en las que tenemos que explorar ciertos escenarios para buscar objetos claves de la historia principal.

Fuente: www.trucoteca.com

A parte de esto podemos encontrar ciertos objetos con los que podemos interaccionar pero que no son coleccionables propiamente dichos, sino más bien curiosidades. A esto sumamos mecánicas de hackeo bastante sencillas que ayudan a dar un toque de variedad, si bien muy ligero. Esto hace que el título se quede un poco corto en este aspecto jugable que hemos mencionado, que sumado al hecho de que el título solo nos propone una campaña como única modalidad de juego posible y a la corta duración de la misma como hemos mencionado, no nos extraña que haya sido el blanco de las airadas críticas que están acompañando al título desde su lanzamiento.

Como hemos visto, el título nos propone un muy buen argumento, una jugabilidad un tanto sosa y una única modalidad de juego… pero nos falta mencionar el verdadero poder de The Order 1886, y es que sencillamente es una obra de arte en el apartado artístico, gráfico y visual, sin lugar a dudas uno de los mejores (sino el mejor) juego que hemos podido ver hasta hoy. Los chicos de Ready at Dawn han conseguido realizar una obra de arte de esas que puedes simplemente jugar para recrearte en el mero hecho de poder observar sus diseños, un título que puedes enseñar a alguien para hacerle entender de lo que es capaz la nueva generación de consolas y más concretamente PlayStation 4.

Empezando por el modelado de los personajes debemos decir que son impresionantes, sobre todo en lo que a los protagonistas se refiere, en todos y cada uno de sus detalles, es decir, no solo en las facciones, sino también en la vestimenta, la fluidez de los movimientos, en la naturalidad en la que se mueve nuestras armas, en las expresiones faciales… y así podríamos seguir hasta cansarnos. Esto se extiende a los enemigo, si bien es justo decir que como es lógico no son tan extremadamente detallados como los anteriores ni tan variados. Por otro lado, los combates hacen gala de una impresionante fluidez y una espectacularidad alucinante, tanto en lo que se refiere a su ejecución como al tratamiento de todo lo que conlleva, bien sea los cambios de iluminación o el comportamiento de las partículas… y todo moviéndose a una tasa muy estable de 30 frames por segundo, independientemente de los elementos que se muestren en pantalla.

En lo que se refiere al diseño de escenarios, de nuevo nos quedamos sin palabras, con una ambientación de un Londres distópico o alternativo que no nos cansamos de visitar una y otra vez. El grado de acabado y de detalle es impresionante, así como la recreación de ciertos lugares emblemáticos de la ciudad como por ejemplo la Abadía de Westminster, los callejones sórdidos, oscuros y sucios de la Londres Victoriana industrial. Todo luce perfecto, muy al estilo de estar en una producción de cine. Por poner una nota menos positiva, aunque para ser sinceros no importa lo más mínimo, nos encontramos con bandas negras en las partes superior e inferior de la pantalla que desde Ready at Dawn se nos asegura que es para dar más sensación de producción cinematográfica, aunque la verdad es que de paso hacen que la resolución sea de 1920x800, con lo que se produce un ahorro de pixeles en relación a una resolución de 1920x1080.

En lo que se refiere al sonido, solo podemos decir que está a la misma altura que el apartado técnico, gráfico y artístico. La banda sonora es variada y de gran belleza, acompañando a la historia a las mil maravillas. De la misma manera los efectos de sonido se comportan de manera perfecta, metiéndonos en la acción en cada momento. En lo que se refiere al trabajo de doblaje, nos encontramos con un muy buen trabajo de los actores de voz, que han sido dirigidos por Alex de la Iglesia, dando aun más ese punto de producción cinematográfica que impregna a The Order 1886.

A modo de conclusión podemos decir que The Order 1886 es un título de contraposiciones. Por un lado tiene un par de pecados bastante gordos (de los de confesarse o si, o también) como son su escasa duración y el hecho de solo tener una modalidad de juego posible, la campaña, planteada de manera bastante pasillera y con demasiados videos y escenas cinemáticas que nos intenta llevar hacia el impresionante punto fuerte del título y que no es otro que un impresionante, brillante y sobresaliente apartado técnico, gráfico, artístico lo mismo que en su apartado sonoro. Sea como sea, si quieres un juego cuya jugabilidad o rejugabilidad te tenga enganchado, The Order 1886 no es tu juego, eso sí, si quieres disfrutar de un juego de nueva generación impresionante y precioso… no lo dudes, The Order 1886 es tu juego.

The Order: 1886 - Trailer de lanzamiento

 


Análisis para Playstation 4

    PS4

The Order: 1886

Género: Accion / Aventura
Desarrollador: Ready at dawn
Editor/Distribuidor: Scee


Otras puntuaciones

Usuarios

Tu puntuación


Perfil de alex

alrufe
A decir verdad soy un enamorado de este mundo desde sus inicios... soy de los que han jugado en recreativos hasta que cerraban, en megadrive, spectrum y amstrad... y aun seguimos en la brecha!!!

analisis the order 1886 ps4 playstation 4 la orden caballeros de elite licantropos hibridos hombres lobo niebla londres maravillas cientificas

Analisis - The Order 1886