Analisis - Total War: Rome II Emperor Edition

Publicado el 24/10/2014

Volver a jugar Total War: Rome II en la Emperor Edition es como encontrarse con un buen amigo tras unos meses de no verlo, un encuentro que empieza viendo cómo ha cambiado físicamente o su apariencia o estilo, para luego darte cuenta de que, por fortuna, sigue siendo el mismo de siempre aunque con nuevas cosas que compartir. Esto es precisamente lo que pasa con este título, a lo que hemos de sumar que los chicos de The Creative Assembly nos aseguran que esta es la edición definitiva de experiencia de estrategia, y después de probar la nueva campaña y las facciones recién agregadas, tengo que decir que los fans estarán contentos con la mayoría de los cambios que se han introducido y que los recién llegados que quieran entrar en la serie encontrarán que esta es la mejor manera posible de entrar.

Este título, como suele pasar en la mayoría de ediciones que salen al poco tiempo de un juego, atesora casi las mismas características que el juego anterior, por lo que os dejamos el enlace del análisis que publicó Trucoteca (haz click aquí) y de esta manera nos centraremos en las novedades que  Total War: Rome II Emperor Edition tiene con respecto a su predecesor.

Total War: Rome II Emperor Edition sigue planteando a los jugadores en su campaña elegir un bando o facción seleccionar una facción y simplemente tratar de alcanzar los objetivos que pueden ser incluso conquistar todo el mundo, creando sus propios caminos hacia el éxito, mientras en el proceso asistimos a la traición y la rivalidad más descarnada. Aquellos que no han tocado el título desde poco después de su lanzamiento también serán capaces de elegir entre una serie de nuevas naciones, incluyendo la recién agregada Armenia. Pero sin lugar a dudas, el centro de Total War: Rome II Emperor Edition y en lo que se han centrado desde The Creative Assembly es la nueva campaña de Emperador Augusto, que está diseñada para ofrecer una experiencia autónoma en torno a la situación política creada tras el asesinato de Julio César.

De esta manera, los más fervientes seguidores de los hechos históricos y de la época romana, podrán hacerse cargo de las facciones dentro de la nación controlada por Octavio, Marco Antonio y Lépido, teniendo todas y cada una de estas facciones alegan que tienen más derechos a la sucesión que las otras y reclaman la herencia del gran gobernante que acaba de morir. Por si fuera poco, al mismo tiempo, los partidarios de Pompeyo todavía están interesados en el poder y hay seis naciones exteriores en las fronteras de Roma que buscan aprovechar el conflicto interno para expandir sus propias fronteras… como vemos un marco histórico y argumental magnífico.

Como es lógico los jugadores deben considerar cuidadosamente sus alianzas y sus enemigos de manera que puedan completar objetivos más pequeños que les permitan consolidar sus provincias de partida, lidiar con las facciones más pequeñas y finalmente hacernos lo suficientemente fuertes para poder derrotar a los otros rivales principales en la lucha por el título y la posición de ser el verdadero primer emperador de Roma. Todo el camino, la política y la guerra civil han sido modificados para la nueva versión de Total War: Rome II, además los personajes también viven más tiempo, lo que significa que es más fácil profundizar en las historias de las facciones, los generales principales y los líderes.

En lo que se refiere a la jugabilidad, Total War: Rome II Emperor Edition sigue siendo un juego con dos elementos: uno basado en turnos donde los jugadores administran las ciudades, mueven ejércitos y básicamente mantienen el orden en su imperio; y otra donde se mueven en un campo de batalla en tiempo real, mandando a cada una de las distintas clases de tropas con el fin de tratar de vencer a sus enemigos. El añadido de la campaña del Emperador Augusto es un poco más concentrado que la campaña principal, pero ofrece más opciones, estrategias, traiciones y enigmas que César en las Galias o Aníbal a las puertas de Roma.

Nosotros hemos probado las facciones romanas y hemos podido observar que el esquema de expansión de los bárbaros es algo predecible, una ruta bien delineada por los desarrolladores, aunque en ocasiones pueden mostrar ataques y movimientos sorprendentes. Y es que esto está muy relacionado con la Inteligencia Artificial que presenta el programa.

La IA es sólida durante la campaña, capaz de atacar las regiones protegidas débilmente, por lo que hemos de asegurarnos que nuestras propias provincias están fuera de peligro lo más posible antes de lanzar una ofensiva si es que no queremos encontrarnos derrotados fácilmente. Sin embargo, la IA tiene una tendencia a ser un poco conservadora. Cuando se encuentran dos ejércitos Total War: Rome II Emperor Edition, los jugadores disfrutarán de una experiencia táctica generalmente sólida, aunque el enemigo controlado por CPU tiene una tendencia a enviar nuevamente sus generales demasiado lejos del ejército, en una especie de ataques suicidas, algo que puede ser un problema a largo plazo para la franquicia.

En lo que se refiere a las batallas navales en ocasiones existe aún esa sensación de torpeza en lo que se refiere a movimientos o desplazamientos, pero en tierra, el espectáculo del desplazamiento de las tropas en formación es impresionante, aún más so a esto le sumamos el poder ver cómo el otro ejercito romano enemigo adopta ciertas formaciones defensivas o de contraataque… sencillamente impresionante y atractivo, especialmente cuando se utiliza el zoom para ver cómo las distintas unidades se enfrentan a sus enemigos. Sin embargo, si optamos por la opción de auto-resolver el combate, comprobamos que el programa tiende a beneficiar a las opciones conservadoras incluso si la facción que adopta una estrategia más ofensiva o arriesgada cuenta con presencia de ejércitos de refuerzo.

En la campaña del Emperador Augusto, los jugadores tendrán que decidir rápidamente si planean ser agresivos, levantando ejércitos lo más rápido posible y priorizando su contratación, realizar un mantenimiento de recursos con incursiones y con saqueos, o si están más interesados en primeramente mejorar sus propias provincias para poder apoyar las futuras expediciones de conquista. Las batallas pueden variar en términos de dificultad, pero aun a pesar de esto y siendo sinceros, la campaña es difícil de completar, principalmente porque los asedios son más complicados que en la versión inicial de Roma II, ya que la IA es un poco más competente.

Fuente: www.trucoteca.com

Para nosotros era una tentación muy grande y hemos optado por jugar con los recién llegados Armenia y Dacia, y hemos podido comprobar que el motor gráfico se siente más rápido y más sensible, posiblemente por la presencia de parches acumulados que han hecho que los desarrolladores se aseguren de que los jugadores no se encontraran con ningún tipo de problemas, algo que siempre es de agradecer. Si bien, ciertos rasgos podrían haber sido rediseñados, por ejemplo, los generales en ciudades parecen ganar muchos puntos negativos y el lado político del título todavía no tiene demasiado calado e importancia.

En relación al multijugador, Total War: Rome II Emperor Edition permite a los jugadores participar en las sesiones multijugador para todas las campañas incluidas, incluso para la de  Emperador Augusto, y o bien los jugadores simplemente pueden lanzar batallas si no tienen tiempo para una sesión más larga. Solo una pequeña crítica y no es al juego sino a los jugadores que nos encontraremos: la comunidad de jugadores que participan en esta modalidad del título son bastante duros, es decir, nos encontraremos a jugadores hábiles en lo que se refiere a tácticas y un poco impaciente con los recién llegados, aunque por fortuna no hemos encontrado insultos ni mal comportamiento.

En lo que se refiere a su apartado gráfico, Total War: Rome II Emperor Edition no introduce ningún tipo de actualización importante cuando se trata de la apariencia del título, pero incluso más de un año después del lanzamiento, la experiencia creada por The Creative Assembly se ve muy bien, tanto cuando los jugadores están planeando sus movimientos en el mapa estratégico, como cuando son ellos lo que están directamente al mando de los ejércitos en las batallas tácticas, un juego que crea una experiencia muy inmersiva que nos sitúa directamente en el mundo antiguo, en sus intrigas, sus luchas y todo con gran cantidad de detalles cuidados.

En este mismo sentido, el nuevo mapa está diseñado de forma sobresaliente, de nuevo con una especial atención a los pequeños detalles, algo que incluso podemos ver en el diseño de cada una de las unidades, incluso en las nuevas. Durante el combate podremos hacer zoom para ver una gama de nuevas animaciones, algunos de ellas bastante impresionantes, lo que deja entrever un gran trabajo en el plano del diseño y acabado de personajes. En lo que se refiere a la interfaz y las opciones de color también han sido actualizadas y lucen mejor, dando una clara sensación de que se ha ganado mucho con la experiencia del juego anterior, aunque el usuario todavía necesitará tener un sistema bastante potente para poder disfrutar de todo lo que tiene que ofrecer Total War: Rome II Emperor Edition.

En el apartado sonoro, los chicos de Creative Assembly hacen un trabajo sólido y sobresaliente, regalándonos una gran ambientación que adorna y acompaña las acciones a realizar. La banda sonora es fantástica y el llega a nuestro país traducido y doblado a nuestro idioma con buen nivel. Básicamente podemos comprobar que se han limado los pequeños errores de idioma que se presentaban en la edición anterior, siendo esta, y quitando este hecho, prácticamente idéntica a la que disfrutamos hace un año en Total War: Rome II.

A modo de conclusión podemos decir que Total War: Rome II Emperor Edition demuestra cuánto el título de The Creative Assembly ha evolucionado desde que originalmente fue entregado y cómo toda la experiencia ha sido mejorada y actualizada basada en las necesidades de la comunidad y las buenas ideas del equipo de desarrollo. La campaña Emperador Augusto, hace que la vida útil del juego se alargue considerablemente ya que simplemente con sus diez facciones e interesantes desafíos estratégicos en uno de los momentos más interesantes de la época romana en la historia, hace que el juego sea uno de los mejores de su género.

La campaña principal también se ha mejorado en muchas formas, aunque las guerras civiles son todavía un poco raras y todavía hay algunos comportamientos un poco extraños de la IA durante las batallas tácticas. Aquellos que se aburren de estos modos pueden participar en los modos multijugador o jugar batallas individuales, y siempre hay mods de comunidad que dan al título unos eventos bastante interesantes. Sea como sea, Total War: Rome II Emperor Edition no solo es una magnífica compra para todos los fans de estrategia o para aquellos que tienen al menos un interés en la historia, en revivirla o en volver a escribirla, también es a día de hoy uno de los mejores juegos de estrategia que hay en el mercado. 

Trailer de accion real - Total War: Rome II

 


Análisis para PC

    PC

Total War: Rome II

Género: Estrategia
Desarrollador: Creative assembly
Editor/Distribuidor: Sega


Otras puntuaciones

Usuarios

Tu puntuación


Perfil de alex

alrufe
A decir verdad soy un enamorado de este mundo desde sus inicios... soy de los que han jugado en recreativos hasta que cerraban, en megadrive, spectrum y amstrad... y aun seguimos en la brecha!!!

analisis total war rome ii total war roma sega estrategia batallas historia romanos complete edition

Analisis - Total War: Rome II Emperor Edition

;

¿Podemos continuar usando sus datos para hacer sus anuncios más relevantes?

Nuestros socios obtendrán datos y utilizarán cookies para personalizar anuncios y mediciones. Sepa cómo obtenemos y usamos datos