Analisis - The Elder Scrolls Online

Publicado el 08/04/2014

Ya ha pasado cierto tiempo desde que la versión beta de uno de los juegos más esperados para los seguidores del género RPG salió a la palestra, tras lo cual ya está en el mercado a versión final de este tan esperado juego, nos referimos como puedes imaginar a The Elder Scrolls Online, título que nos ha dejado sensaciones un tanto encontradas, pero vayamos por partes.

Lo primero que debemos es intentar quitarnos de la cabeza la comparación, aunque sea difícil, con Skyrim y todos los títulos anteriores e intentar pensar en este juego como lo que realmente es, es decir, una experiencia jugable en un entorno online, lo cual significa que la experiencia se multiplica enormemente y gana en cuanto a la posibilidad de estar interactuando con jugadores reales.

Entrando en materia, podemos optar por la edición normal o estándar o la versión imperial del juego, que como es lógico tiene un precio bastante superior, incremento de precio que se nos justifica por la posibilidad de tener un Early Access, distintas apariencias (entre ellas la imperial), contenidos adicionales como por ejemplo el caballo imperial que tiene mayor velocidad que el resto de caballos del juego, podremos tener acceso al crafteo a todo tipo de objetos denominados imperiales, etc… Unos añadidos bastante atractivos, pero que nos saldrán caros.

Entrando en la jugabilidad propiamente dicha, nos encontramos con una escena introductoria, en inglés sin subtítulos, algo dicho sea de paso poco comprensible, tras la cual entramos directamente al editor de nuestro personaje, con el que podremos personalizar todas y cada una de las características del mismo, desde la apariencia hasta aspectos más personales el atuendo, la postura, la voz, el sexo, etc… una vez que hayamos terminado la personalización de nuestro personaje nos encontraremos en Tamriel, reino muy conocido por todos los seguidores de la serie aunque con la particularidad de que nos hayamos un millar de años antes de los acontecimientos que se cuentan en la última entrega.

Una de las cosas que más nos chocan en primer lugar a nivel argumental es sin duda la enorme cantidad de historias que se plantean en el juego, de manera que es posible que nos encontremos en mitad de más de una docena de tramas distintas. Todo esto hace que  nos sintamos desbordados por la enormidad de las tramas, muchas de ellas sin conexión entre sí… todo un mundo inmenso y desbordante, al que muchas veces nos costará seguir el hilo.

Tal cual se nos mostró en la versión beta del título, se ha introducido un sistema de recompensas, de manera que tenemos acceso a una serie de objetos bastante numerosos, de esta manera encontraremos con bastante facilidad cajas, vasijas y cofres, no solo en las zonas escondidas sino también a simple vista, por lo que es bastante conveniente explorar a fondo los distintos escenarios en los que nos encontremos para poder engrosar nuestro botín y recompensas. De la misma manera que disponemos de más y más numerosas recompensas, también encontraremos muchas más runas de poder, lo que hace que la mejora de armas se convierta en una costumbre y en una obligación.

Una vez que entramos en contacto con las primeras poblaciones, lo primero que encontramos es, por fin, con cierto volumen de jugadores ocupados en distintos menesteres, principalmente explorando la zona a caballo y como nosotros tomando contacto con este nuevo mundo… y es aquí cuando empieza nuestra aventura. A partir de este punto seremos totalmente libres de hacer lo que queramos, siendo totalmente responsables del destino y de la evolución de nuestro personaje, así como de los lugares que queramos visitar.

La jugabilidad al igual que en todos los The Elder Scrolls está organizada en torno a la resolución de misiones y encargos, que nos hará que consigamos recompensas que serán mejores a medida que la misión tenga mayor nivel de complejidad. Como es lógico, al principio las misiones o encargos serán sencillos debido al poco nivel que tiene nuestro personaje, y nos servirán como una especie de toma de contacto y para dar los primeros pasos por Tamriel.

Otro de los aspectos que nos ha gustado bastante es la relación que se establece con el resto de jugadores, ya que debido a que nuestros camino se cruzan de manera inevitable, es necesario ayudarse unos a otros para eliminar a ciertos enemigos comunes que encontramos en durante la realización de las misiones. De esta manera podremos añadir como amigos a los jugadores que nos encontremos y que nos hayan ayudado, o bien reportar comportamientos inapropiados, negociar y comerciar con ellos, etc… a través del menú o bien interactuando directamente con el jugador en cuestión. A esto hemos de sumar, la posibilidad que existe, como en la mayoría de los MMORPG, de crear grupos para poder enfrentar a los enemigos más duros, suponiendo esta una de las mejores razones que podemos argumentar para relacionarnos con otros jugadores.

Fuente: www.trucoteca.com

Por otro lado tenemos también la posibilidad de creación o crafteo, para conseguir diferentes y valiosos objetos a partir de los objetos que nos vayamos encontrando en las distintas localizaciones a las que nos lleven nuestras misiones. Para mejorar esta acción encontraremos mercadillos en cada uno de los pueblos que visitemos, en los que podremos craftear, intercambiar objetos, comprar y vender, visitar al alquimista para comprar pociones, etc… de manera que estas ciudades serán el centro neurálgico del juego y en donde pasaremos más tiempo siempre que no estemos en una misión.

Pero ¿qué sería de un pueblo sin cantinas? Estos lugares además de ser lugares de encuentro para los jugadores tienen la misión de servir como centros en los que podremos aprender distintas recetas que nos servirán para crear diferentes ítems que nos darán una energía extra. Para ello deberemos visitar las cocinas, para poder acceder al menú que nos informará de los ingredientes necesarios para cada poder conseguir estas recetas. Como vemos hay cientos de cosas que hacer en este The Elder Scroll Online, tantas que es normal que el jugador menos experimentado pueda sentirse un tanto desbordado al principio del juego, algo que se soluciona pasado horas en este mundo, algo que por otro lado es fácil ya que al tener tantas cosas que hacer no tendremos tiempo de aburrirnos.

Por otro lado, podremos elegir entre tener una visión en primera persona, al más puro estilo FPS o bien alternar con una visión en tercera persona, que puede que sea la mejor opción para los menos experimentados en este género. Sin embargo, la perspectiva en primera persona es a la que más efectividad le sacaremos, sobre todo en los enfrentamientos y batallas contra enemigos, aunque insistimos en que esta perspectiva es bastante más compleja de manejar si tenemos que enfrentar a varios enemigos a la vez o el enemigo sea especialmente ágil y rápido. Sea como sea, podemos alternar entre ambas perspectivas por si en un momento determinado nos sentimos desbordados o perdemos el norte y no sabemos dónde están los enemigos.

En lo que se refiere al apartado gráfico y técnico, The Elder Scroll Online no despunta demasiado ni en lo que se refiere en calidad ni en lo que se refiere a nivel de texturas. Mención especial tenemos que hacer de los efectos de luz, sobre los distintos elementos de los escenarios o los personajes. Sin embargo, no podemos decir que el conjunto general sea muy destacable, algo que podremos notar en la fluidez algo escasa del juego, algo que por otro lado es algo bastante lógico en los MMORPG, que por lógica, deben mover muchos jugadores y elementos de los escenarios, por lo que los equipos van algo justos.

En el apartado sonoro, tenemos que destacar la presencia de temas de calidad y variedad, en los que predominan los temas épicos con unos efectos de sonido bastante notables que cumplen su misión con creces. En el lado menos positivo, nos encontramos que el título está en inglés, francés y alemán algo que seguimos sin entender del todo y más teniendo en cuenta el enorme mercado hispanohablante.

A modo de conclusión podemos decir que The Elder Scroll Online, es el clásico MMORPG en el que encontraremos cientos de misiones que realizar, un juego dinámico y entretenido, en el que podremos hallar a cientos de jugadores con los que pasar grandes y buenos ratos en compañía de otros jugadores. El sistema de recompensas empuja a la exploración de los entornos y obliga al jugador a la búsqueda de ítems para poder conseguir, gracias al crafteo, nuevos y valiosos ítems. Todo en el título está pensado para relacionarnos con otros jugadores, de modo que con la colaboración podamos enfrentar misiones más peligrosas y enemigos más duros. Un  apartado gráfico un poco flojo, redondeado por una incomprensible ausencia de localización en castellano. Pero el mayor escollo de The Elder Scroll Online está en su precio, ya que además del precio del juego que dependiendo de la versión va desde los 55 a los 75 €, hemos de sumar la cuota mensual de 12,99€ que deberemos empezar a pagar tras agotar el mes de promoción. Todo esto hace que el juego sea una gran opción de entretenimiento, una apuesta valiente y arriesgada por parte de Bethesda que puede dar mucho de sí… eso sí, algo cara. 

The Elder Scrolls Online - Trailer cinematico

 


Análisis para PC

    PC

The Elder Scrolls Online

Género: Rol / Aventura
Desarrollador: Zenimax online studios
Editor/Distribuidor: Bethesda softworks


Otras puntuaciones

Usuarios

Tu puntuación


Perfil de alex

alrufe
A decir verdad soy un enamorado de este mundo desde sus inicios... soy de los que han jugado en recreativos hasta que cerraban, en megadrive, spectrum y amstrad... y aun seguimos en la brecha!!!

analisis the elder scrolls online ps4 xbox one multijugador mundo abierto rol betheseda accion tacticas magia heroe skyrim morrowind daggerfall

Analisis - The Elder Scrolls Online

;

¿Podemos continuar usando sus datos para hacer sus anuncios más relevantes?

Nuestros socios obtendrán datos y utilizarán cookies para personalizar anuncios y mediciones. Sepa cómo obtenemos y usamos datos