Analisis - DmC: Definitive Edition

Publicado el 12/03/2015

A estas alturas ya nadie se echa las manos a la cabeza cuando aparecen remasterizaciones, incluso de títulos que llevan a penas un par de años en el mercado. Muchos gamers, más contestatarios, incluso se aventuran a decir que con la excusa de la nueva generación simplemente se están incluyendo títulos con la única intención de engordar las arcas de los estudios… dejando de lado estas polémicas y sin posicionarnos en un lado u en otro, lo cierto es que las remasterizaciones se han convertido en algo muy abundante. En este sentido, nos encontramos con que los chicos de Capcom han querido recuperar la última entrega de Devil May Cry (DMC a partir de ahora) con el atractivo de convertirlo en una experiencia a 1080p de resolución y 60 imágenes por segundo, en una edición llamada DmC: Definitive Edition… pero no solo esto es lo que se nos promete.

Como ya casi todo el mundo sabrá, la última entrega de DMC supuso una rotura y un cambio de rumbo en la apariencia del protagonista, algo que levantó mucha polémica entre los defensores de continuar con la apariencia tradicional y los defensores de este nuevo corte occidental de Dante. Sin embargo y dejando de lado estas cuestiones no demasiado importantes, se descubrió que el título de Ninja Theory era un producto bastante interesante y que las novedades introducidas fueron sin duda muy acertadas.

Como solemos hacer siempre que analizamos una remasterización, nos vamos a centrar en las novedades que presenta esta nueva entrega en relación a la anterior versión, cuyo análisis puedes consultar en la sección de análisis de Trucoteca o bien pulsando aquí.

Centrándonos en las diferencias que presenta este título con su antecesor, encontramos una grata sorpresa que no es otra que comprobar que en esta ocasión no se ha hecho lo que siempre se hace cuando nos encontramos con una remasterización, es decir, un simple escalado en las características técnicas y gráficas y algún que otro añadido en forma de atuendos para nuestro personaje o como mucho algún DLC incluido… como decimos no es este el caso de DMC, que nos ofrece más.

Lo primero que nos encontramos es que en esta Definitive Edition nos encontramos de salida todos los DLCs que se lanzaron de este DMC, además de los paquetes de apariencias y lo que más nos interesa, modalidades de juego extra. Lo primero que nos llama la atención es que tenemos la posibilidad de viajar por el menú principal teniendo acceso a la campaña principal o modo historia, o bien a la expansión de la campaña La Caída de Vergil, un añadido que se puede tomar incluso por un juego en sí mismo y que multiplica la vida útil del juego considerablemente.

También tenemos modalidades que ya estaban presentes en la anterior entrega, como por ejemplo el modo de juego de dificultad extra llamado “Los dioses deben morir” en el que e nos impide usar ciertos objetos y los enemigos son realmente duros. Modos que ya estaban presentes en la anterior entrega y que no suponen nada nuevo a parte de poder disfrutarlos con una mayor definición y mayor tasa de imágenes por segundo.

Pero como hemos comentado, también existen modalidades de juego nuevas, como por ejemplo el Modo Turbo, que sin duda es uno de los grandes reclamos que presenta este título. En este modo de juego, la velocidad de todo se aumenta un 20%, y esto hace que todo cambie. Nuestras reacciones han de ser muy rápidas para poder dar respuesta al comportamiento de los enemigos. Esto hace que la tensión y el frenetismo que se transmite sean sencillamente impresionantes, gracias a unos combates que se suceden con bastante frecuencia. Este modo de juego incluye también sus propios desafíos y sus rankings. Este modo de juego, si bien no revoluciona la jugabilidad, aporta diferentes elementos que hacen que sea una opción suficientemente atractiva

Estas son las novedades jugables que nos trae este DmC Definitive Edition, que no solo remoza la edición que pudimos disfrutar en 2013, expandiendo un poco la experiencia del juego y proporcionando todas las expansiones y paquetes de apariencias e ítems que hay hasta la fecha.

Fuente: www.trucoteca.com

En lo que se refiere a sus virtudes técnicas y gráficas, el juego luce impresionantemente mejor que la versión anterior, lo que nos permite experimentar el juego como nunca antes lo habíamos hecho. La resolución a 1080p nos permite disfrutar de unos escenarios de gran nitidez, lo que hace que seamos más conscientes del gran grado de detalle y diseño que ha realizado en el juego. Del mismo modo podemos hablar de los personajes, los enemigos y los monstruos de los que podemos apreciar todos y cada uno de sus detalles, hasta el más pequeño.

Del mismo modo nos encontramos con un trabajo de remozado y escalado de las texturas, la carga poligonal y el tratamiento de las partículas y la iluminación, aunque a decir verdad en este aspecto no nos encontramos con todo lo que nos hubiera gustado, es decir, no nos encontramos con un título especialmente sobresaliente aunque como hemos dicho si supone un gran cambio con respecto a la versión anterior. Las escenas cinemáticas también se han beneficiado de este aumento en la resolución y en las texturas, y lucen mucho más espectaculares y vistosas.

 

También se han reubicado ciertas localizaciones con respecto a coleccionables, puertas, llaves y el sistema de fijación de los enemigos, todo ello escuchando las sugerencias de los jugadores. Algo que evidentemente solo notarán los que anteriormente jugaron a la versión original de DMC y que pasará inadvertido para los recién llegados. El título está disponible tanto en formato físico como digital, aunque no hay demasiada diferencia en lo que se refiere al precio.

No hemos mencionado nada en lo que se refiere a su apartado de audio porque el juego es casi idéntico en este aspecto al de la versión de 2013, es decir, de nuevo nos encontramos con una buena banda sonora que se ajusta perfectamente a la acción, lo que hace que la música sea rápida y trepidante. Los efectos sonoros hacen un muy buen trabajo y son bastante variados y las voces se encuentran localizadas en castellano con un buen trabajo de los actores de voz.

A modo de conclusión podemos decir que DmC Definitive Edition es una de las mejores formas de disfrutar de uno de los mejores juegos de la anterior generación si es que no lo hiciste antes. Como decíamos anteriormente las reediciones están de moda, pero no todas hacen lo que este título, es decir, ofertar algo más que una simple puesta al día en lo que se refiere a sus apartados gráfico y técnico, sino que además nos ofrece nuevos modos de juego que expanden la experiencia jugable. Sea como sea, DmC Definitive Edition es una buena propuesta sobre todo si no has jugado anteriormente a este título y quieres hacerlo por la puerta grande. 

DMC Definitive Edition - Trailer de lanzamiento

 


Análisis para Playstation 4

    PS4

DmC Devil May Cry: Definitive Edition

Género: Accion / Lucha
Desarrollador: Ninja theory
Editor/Distribuidor: Capcom


Otras puntuaciones

XONE

Usuarios

Tu puntuación


Perfil de alex

alrufe
A decir verdad soy un enamorado de este mundo desde sus inicios... soy de los que han jugado en recreativos hasta que cerraban, en megadrive, spectrum y amstrad... y aun seguimos en la brecha!!!

analisis dmc definitive edition devil may cry dmc 60 fps dante vergil remasterizado verison definitiva dlcs

Analisis - DmC: Definitive Edition

;

¿Podemos continuar usando sus datos para hacer sus anuncios más relevantes?

Nuestros socios obtendrán datos y utilizarán cookies para personalizar anuncios y mediciones. Sepa cómo obtenemos y usamos datos