Analisis - Destiny

Publicado el 17/09/2014

A estas alturas todos los que tienen conexión o relación con el mundo de los videojuegos sabe que Destiny ya está en el mercado, y es así entre otras cosas porque el título que nos ocupa es sin duda uno de los juegos más esperados de los últimos años, la nueva creación de Bungie, el juego que ninguna página ha podido analizar con antelación porque no se ha mandado copia a los portales especializados, la supuesta obra maestra que viene a cambiar el concepto de FPS… vamos a dejar todo esto de lado, olvidemos si los responsables de prensa y promoción han hecho bien o mal y vamos a tratar a Destiny como si fuera un juego cualquiera, sin dejarnos llevar por toda esta feria que se ha montado. Entremos pues a analizar Destiny sin más adornos, desde la objetividad más absoluta.

A nivel argumental, Destiny nos muestra un mundo un tanto catastrófico en el que una especie de nave (el Viajero) a modo de una gran esfera protege a la Tierra y a todos sus habitantes. En este futuro, la humanidad ya ha estado y se ha establecido en los distintos planetas rocosos del sistema Solar, y no desde hace poco como podremos comprobar visitando las ruinosas instalaciones que hay en los distintos planetas. Hasta aquí todo perfecto, más o menos, si no fuera por la amenaza que está a punto de acabar con este status quo. Es por esto que se despiertan Los Guardianes, seres de diferentes razas (humanos, Exon e Insomnes) que tienen como misión defender al Viajero de la oscuridad que lo persigue. Poco más vamos a adelantar para evitar que spoilers que te revienten el argumento, si bien podemos decir que el argumento está bastante bien hilado, aunque deja en ocasiones algo que desear, de manera que nos colgaremos con la historia las 20 horas que más o menos,  y dependiendo del estilo de cada jugador,  tardaremos en superar.

Sea como sea, lo que es innegable es que la manera de contar esta historia es cuanto menos espectacular y nos deja clavados al sofá, gracias a las muy logradas y trabajadas cinemáticas de las que el título hace gala. Los aterrizajes y despegues de los planetas que visitaremos son impresionantes, con una estética cuidada al milímetro y realizada con mimo.  Sin embargo, algo no termina de cuajar y no es otra cosa que la falta de carisma y la poca empatía que nos despertarán los protagonistas de la historia de los que poco sabemos, de la misma manera que es difícil entender por qué somos tan importantes… cuestiones que si eres de ese tipo de gamers que no se molestan en este tipo de cosas o que no valoran la historia y solo buscas acción y espectacularidad no te importarán lo más mínimo, pudiendo centrarte en lo que sí que el juego pone bastante peso, que no es otra cosa que la mejora y progresión de nuestro personaje.

Esto se traduce en una serie de misiones que nos llevarán a las distintas antiguas colonias humanas en planetas como Venus, Marte, La Luna, y por supuesto La Tierra, en los que tendremos que conseguir una serie de objetivos que en la mayor parte de los casos suelen ser bastantes similares entre sí. En este sentido, misiones en las que tendremos que encontrar un objeto clave o bien acabar con un boss se suelen repetir como decimos aunque en cada uno de los casos nos parecerá igual de trepidante y emocionante. La emoción viene servida del enfrentamiento y la acción pura y dura, ya que tendremos que hacer frente a oleadas de enemigos con la simple compañía de “espectro”, un pequeño robot flotante que siendo sinceros creemos que está un poco desaprovechado ya que su función principal a parte de decirnos cosas tan evidentes como “ya vienen… será mejor que cojas ese rifle”, abrir alguna puerta o accionar un mecanismo (momento en que tendremos que hacerle de guardaespaldas mientras los enemigos intentan acabar con él).

Sin embargo una de las cosas que más nos ha gustado es que nunca jugaremos solos, ya que las misiones las realizaremos con otros jugadores, ya sean nuestros amigos o con completos desconocidos, de manera que siempre habrá alguien que nos acompañe en los distintos mapas. Esta manera de entender la modalidad campaña nos trasmite sensaciones muy positivas, si bien deja de lado totalmente la posibilidad de poder disfrutar del juego de manera off line, es decir, estaremos obligados a estar conectados en todo momento. Incluso si tenemos en cuenta que los objetivos a realizar suelen ser, como hemos mencionado, bastante repetitivos, cada vez que juguemos será distinto ya que los jugadores con los que realizaremos la misión tendrán diferentes maneras de jugar. Bungie ha apostado muy fuerte por este tipo de jugabilidad, hasta el punto que el juego es bastante menos entretenido y emocionante si decidimos jugar solos, lo que hace que el jugar acompañados sea casi una pequeña obligación si queremos disfrutar de la experiencia de Destiny. Jugar con la compañía de otros nos posibilita acceder a las raids que se irán lanzando después del lanzamiento y a las que deberemos acceder siempre que tengamos un grupo de seis amigos.

Sea como sea, la aventura se nos presenta como un viaje por los distintos planetas en los que había presencia humana, decidiendo nosotros cuál es nuestro destino y los lugares que queremos visitar, sin establecer una linealidad ni nada por el estilo, es decir siendo en todo momento libres de elegir dónde queremos ir. De esta manera, disponemos de siete localizaciones en diferentes planetas, así como una lista de las misiones que tenemos disponibles. Los planetas que podemos visitar, tal y como hemos mencionado anteriormente, son cuatro, La Tierra, La Luna, Venus y Marte, dentro de los cuales encontramos las misiones principales con las que iremos progresando en la historia para poder ir desbloqueando las distintas ubicaciones, hasta cinco por cada planeta para hasta un máximo de tres jugadores, si queremos podemos hacerlo solos pero como hemos mencionado la experiencia de juego pierde bastante. Además de esto, en cada uno de los planetas mencionados nos encontraremos con misiones llamadas Asalto y otras llamadas Patrulla, unas nos llevarán a una serie de misiones o encargos que nos llevarán a un enfrentamiento con un jefe final, mientras que las otras son una serie de misiones rápidas que nos irán encargando.

Sin embargo, las localizaciones dentro de cada planeta son una especie de bases que por desgracia se parecen demasiado entre sí, si bien es justo decir que también son como un reducido sandbox por el que podemos movernos en libertad. Para ello también contaremos con vehículos que podemos invocar, algo que nos ha dejado un sabor agridulce, ya que eso de poder “sacar de la nada” un vehículo nos ha chirriado un poco.

Por otro lado tenemos que hacer mención a un elemento que afecta a la jugabilidad, es lo que ha venido a llamarse la Torre, que viene a ser el punto de encuentro social que disponemos en el juego. Apretando el stick derecho podremos ponernos en contacto con otros jugadores, pudiendo ver los encargos que están realizando y el equipamiento que poseen, si bien no podemos comerciar con ellos o intercambiar elementos por lo que las interacciones son algo limitadas. No es este el caso de los NPC, con los que podremos hablar para recibir encargos a cambio de recompensas, comerciar, hacernos con contratos comerciales por matar a un cierto número de enemigos, por encontrar objetos, etcétera.

La propuesta inicial de las modalidades de juego son suficientemente atractivas pero tampoco sorprenden siendo en este sentido bastante clásicas. De esta manera nos encontramos con Crisol, un multijugador de carácter competitivo que Destiny nos presenta. Los modos que podemos ver son: Control, la primera posibilidad de juego y de un carácter más estratégico o táctico, en el que podemos acceder a captura entre dos equipos de seis jugadores; Enfrentamiento, que es un combate a muerte; Disputa, combate a muerte por equipos, siendo ambos muy divertidos, pero nada novedosos. Por otro lado tenemos, Escaramuza, que es muy parecido a Disputa pero con equipos de tres jugadores; también tenemos rescate, en el que tendremos que recoger una serie de reliquias antes que nuestros rivales. Como vemos una propuesta que no podemos decir que sea novedosa pero que cumple con la misión de dar contenido de variedad, al menos hasta que presumiblemente lleguen más modalidades en futuras actualizaciones.

Hablar de Destiny como hemos podido ver en la beta es hablar de acción trepidante, aunque también es hablar de cierta limitación con respecto a los escenarios, no como pudimos ver en Halo. Si bien, tenemos que reconocer que los escenarios son bastante abiertos y presentan un buen diseño lo que nos da buenas posibilidades una vez metidos en faena, posibilitando realizar tácticas y planear estrategias. En las modalidades multijugador, cobran especial relevancia los vehículos y torretas, dando un resultado muy entretenido y trepidante. Sea como sea, Destiny es un FPS dinámico, trepidante y en el que no podemos parar estar inactivos.

Fuente: www.trucoteca.com

En lo que se refiere a las armas y a la progresión del personaje, punto en el que desde Bungie se insistió en que fuese un punto fuerte del título, el juego funciona bastante bien sin llegar a ser tan completo como un RPG clásico, algo que por otro lado creemos que no hubiera sido acertado en un juego de las características de Destiny. De esta manera, las armas, atuendos, accesorios tienen un valor único, de defensa y ataque, aunque en las armas veremos más datos como es lógico y podremos ver alcance, impacto, cadencia, estabilidad y tiempo de recarga, mientras que los atuendos suman mientras que los segundos suman también intelecto, disciplina o fuerza, para poder mejorar las características de nuestro personaje. También encontramos clases, de esta manera podemos elegir entre Titán, que tiene más poder en combate a corto alcance; Cazador, especialista en combates a distancia; o Hechicero, especialista en ataques de magia. A su vez vamos subiendo de nivel a medida que entremos en combate y también ganando experiencia que nos permitirá desbloquear habilidades, y a su vez a subclases que nos harán un especialista. Una personalización muy completa que nos mantendrá horas y horas ocupados.

También tenemos opciones de comercio que realizaremos en La Torre, si bien solo podemos comerciar con los NPCs. De esta manera podemos vender los objetos que vayamos obteniendo para conseguir Lumen que son los créditos del juego. Asimismo podemos desbloquear enseñas de la Vanguardia o el Crisol.

A nivel gráfico y aunque parezca redundante, Destiny es simplemente fantástico en su aspecto técnico y visual. Destiny es una de esas raras joyas que existen en el videojuego que aúna una dirección artística brillante, con unas virtudes gráficas sobresalientes y un aprovechamiento óptimo de las posibilidades que brindan las nuevas potencias de las consolas. Sin duda Destiny está llamado a ser considerado como uno de los juegos que crean escuela, ejemplo a seguir y nuevo listón al que llegar. Todo esto da como resultado un título en el que podremos disfrutar de unos escenarios potentes, sin defectos gráficos y capaces de mover sin problemas pantallas llenas de enemigos y jugadores.

Destiny, de la mano de Bungie, ha llegado con la firme intención de crear un riquísimo universo que dure al menos una década. Y la verdad es que el camino inicial promete, algo que podemos comprobar al ver lo impresionantes escenarios cuidados hasta el mimo en el más mínimo detalle, en el diseño de cada enemigo, en unos efectos de iluminación y física de partículas abrumadora, unos modelados impecables… Destiny es un referente en el mundo actual del videojuego, sencillamente magistral. Todo esto se redondea con una resolución de 1080p y una tasa de imágenes por segundo de 30 frames por segundo que se mantiene estable sin importar la acción que se desarrolla en pantalla, algo que como es lógico no se alcanza en las consolas de anterior generación. El apartado de las físicas no es tan brillante, si bien tenemos que reconocer que es un trabajo bastante bueno.

En lo que se refiere a su apartado sonoro, Destiny, presenta una banda sonora de la que está al frente el aclamado Martin O'Donnell, que nos brinda una banda sonora ajustada a lo que vemos en pantalla, consiguiendo al igual que pasó con los títulos de Halo, trasportarnos y sumergirnos en este universo que tenemos delante. También tenemos un tema compuesto por Sir Paul McCartney, que captura perfectamente la grandeza audiovisual de este universo. En lo que se refiere a los efectos de sonido, podemos decir sin lugar a equivocarnos que son soberbios, trasladándonos a la acción que desarrollamos, muy conseguidos y muy bien tratados. Por último, el título nos llega íntegramente en castellano con un gran trabajo de los actores de doblaje y con voces conocidas como por ejemplo la de Carlos del Pino, conocido por doblar al irónico Tyrion en la aclamada serie Juego de Tronos.

A modo de conclusión… ¿qué podemos añadir de Destiny? Un repaso de los puntos más importantes. Bien es cierto que el juego presenta ciertos puntos que pudieran ser mejorables, pero hablamos de mejorar lo sobresaliente para hacerlo magistral. El título presenta variedad y cantidad de modalidades de juego que aseguran muchas horas de entretenimiento y rejugabilidad, unos mapas variados que poco a poco irán creciendo, un apartado gráfico y técnico brillante e impresionante… y es que Destiny es magistral en casi todos sus apartados, generación de consolas y aunque lo digamos de muchos juegos que lo merecen, sin duda Destiny no es un must have, es EL Must Have, el título del que se hablará durante la próxima década.

Destiny - Analisis por Trucoteca

 


Análisis para Playstation 4

    PS4

Destiny

Género: Accion / Shooters
Desarrollador: Bungie
Editor/Distribuidor: Activision


Otras puntuaciones

X360

PS3

XONE

Usuarios

Tu puntuación


Perfil de alex

alrufe
A decir verdad soy un enamorado de este mundo desde sus inicios... soy de los que han jugado en recreativos hasta que cerraban, en megadrive, spectrum y amstrad... y aun seguimos en la brecha!!!

analisis destiny ps4 xbox one ps3 xbox 360 destino guardianes sistema solar marte luna tierra enemigos caidos leyenda https://www.trucoteca.com

Analisis - Destiny