Actualizado el emulador de Nintendo 64 de Switch para eliminar los bugs

19 de marzo 2022
Imagen Actualizado el emulador de Nintendo 64 de Switch para eliminar los bugs

Tras el lanzamiento de Majora’s Mask, lo cierto es que el catálogo de videojuegos retro que son disfrutables a través de Nintendo Switch Online resulta bastante amplio a la par que atractivo. Sin embargo, muchos usuarios prefieren no dar el paso todavía hasta que la emulación de Nintendo 64 sea perfecta. Por suerte, cada vez está más cerca este momento.

Y es que Nintendo ha publicado la versión 2.0.0. El emulador de esta plataforma lanzada en el año 1996 funcionaba realmente mal sobre todo con algunos videojuegos en concreto, pero los errores han sido eliminados por completo.

Hasta ahora el título que más se había visto perjudicado por dicha situación era sin duda alguna The Legend of Zelda: Ocarina of Time. Los gamers no entendían cómo podía ser que el considerado por muchos como mejor videojuego de la historia se viese tan extremadamente mal en Nintendo Switch.

La situación a día de hoy es muy distinta. Así lo demuestra la niebla, la cual vuelve a tener un aspecto muy similar al que presentaba en el título original. El hecho de encontrarse ausente afectaba a la experiencia, la cual quedaba muy lastrada especialmente al acceder a zonas como el Templo del Agua.

No es el único efecto que se ha corregido, ya que el de los reflejos acuáticos también queda arreglado tras aplicar el parche 2.0.0. Pero las mejoras no se limitan a esta obra maestra de la franquicia Zelda que vio la luz en 1998.

Y es que la lista de títulos afectados va más allá, siendo otro de los muy perjudicados Paper Mario. Si bien es cierto que a nivel visual se mostraba de manera correcta, la experiencia en términos de jugabilidad dejaba que desear en caso de que se produjese un bug.

Nos referimos a aquel error que repentinamente colgaba el videojuego. Es decir, los usuarios ya no podían seguir jugando a Paper Mario, debiendo reiniciar el título y, por ende, perder el progreso que hubieran logrado hasta el momento de sufrir el fallo. Por desgracia, este bug era bastante habitual, pero la actualización ha acabado con él.

Aunque han desaparecido algunos de los problemas más molestos, todavía quedan otros por solucionar. Un claro ejemplo es el del input lag, el cual sigue estando presente y se nota sobre todo en los títulos que exigen realizar acciones rápidas con los Joy-Con. Afortunadamente Nintendo parece dispuesta a hacer todo lo posible para proporcionar una experiencia estable y gratificante, lanzando parches con bastante frecuencia.