Análisis: Order of War

Publicado el 22/09/2009

Square Enix ha dejado muy claro meses atrás que tiene un gran plan de expansión para el mercado occidental y que si los juegos de su tierra natal (Japón) no nos gustan demasiado, crearán títulos específicos para nosotros que encajen con los gustos más extendidos en Occidente. El lanzamiento de Order of War encaja en ésta política de expansión, al tratarse de un título de estrategia bélica en tiempo real desarrollado no sólo para expertos en la materia, sino también para usuarios más casuales. Su creación no podía haber caído en mejores manos: Wargaming.net es la encargada del desarrollo, una empresa con gran experiencia en el género de la estrategia (se podría decir que es a lo que se dedican, y con muy buena mano todo sea dicho).

La historia es de corte realista y nos sitúa a mediados de los años 40, en plena Segunda Guerra Mundial. Al enfrentamiento le quedan sus últimos momentos más emocionantes y los desarrolladores quieren que los revivas de manera realista para que sientas lo que ocurrió allí. Para ello guiarás a las tropas norteamericanas en el frente occidental o podrás intentar repeler al ejército rojo poniéndote al mando de las tropas alemanas, porque para bien o para mal, también forman parte de la historia. Vas a tratar de reescribir la historia, pero eso es algo más complicado de lo que aparece y necesitarás toda tu habilidad estratégica para no acabar con un buen puñado de soldados masacrados.

JUGABILIDAD


Así pues, el modo campaña nos permite elegir entre uno de los dos bandos antes mencionados. No serán los mismos niveles y misiones desde dos puntos de vista, sino dos juegos independientes, con sus enemigos bien diferenciados (por un lado americanos contra alemanes, por otro alemanes contra rusos) y una ambientación de lujo a la altura de las expectativas que nos habíamos hecho del juego. Durante la partida vamos a tener en las manos un ejército completo, con todo lo que eso implica. No sólo estarán en nuestra mano soldados rasos, sino también tanques, aviones, tropas de artillería pesada, vehículos motorizados, y cualquiera de las unidades habituales en una guerra de éstas dimensiones. Nosotros deberemos organizarlas a todos con calma y mano de hierro para que nuestros enemigos teman a medida que nos acerquemos a ellos. Como Square Enix quería que Order of War fuera un juego intuitivo y accesible (su intención era que revolucionara la accesibilidad del género), se han eliminado tareas rutinarias y pesadas, como crear bases y recolectar recursos. Al fin y al cabo, el juego sólo quiere ser un simulador bélico y eliminar estos dos elementos de la ecuación aumenta el realismo del producto (ningún líder militar se ocupa de construir edificios o picar en minas para ganar recursos, hay otras personas que hacen ese trabajo por ellos). Lo que sí hay y que tiene una importancia clara en el desarrollo del juego son recursos a nivel global que conseguiremos cuando lleguemos a los puntos de control. Con estos recursos lo que haremos no será invertir en construcciones o elementos clave de nuestro ejército, sino solicitar refuerzos con los que seguir avanzando hacia territorio enemigo.

Una característica en la que Square Enix hace especial hincapié es en representar el juego por medio de cinemáticas espectaculares de un altísimo nivel. No nos sorprende de una producción de ésta compañía, y hay que reconocer que te introducen en el juego con un estilo muy impactante. Con las vistas de cámara ocurre tres cuartos de lo mismo, son espectaculares al tiempo que manejables, y su naturaleza dinámica nos permite tener un ojo puesto en cualquier rincón del campo de batalla sin abandonar a ningún miembro de las tropas.

 


Otro aspecto que parece muy influenciado por la participación de Square Enix a nivel de edición es el aumento de experiencia que sufrirán las unidades después de cada misión. Nosotros seremos quienes definiremos qué unidades (tanques, artillería, e infantería) queremos aumentar de nivel y a quién mejoraremos sus características. Esto, que parece más propio de un RPG, le da al producto una profundidad considerable en cuanto a cómo puede variar la calidad de nuestro ejército según tomemos una decisión u otra. A medida que reciben experiencia, los distintos tipos de unidad de nuestro grupo verán aumentadas sus habilidades y características. Por ejemplo, los tanques recibirán mejoras en la eficacia y precisión de sus disparos, mientras que las unidades de artillería aumentarán de velocidad y resistencia, y las de infantería tendrán, entre otras cosas, la posibilidad de mejorar en su protección.

A nivel general sobre la jugabilidad podemos remarcar, como hemos dicho, que los desarrolladores han buscado una mecánica de juego rápida y directa. Poco después de comenzar una misión y situarnos cinematográficamente en escena, sabemos muy bien qué tenemos que hacer (el cómo dependerá de cada uno de nosotros). No hay tiempo para quedarse quieto pensando si ya hemos acabado o si tenemos que enviar a nuestras tropas hacia otro sitio y por lo general el juego siempre nos dará todas las indicaciones necesarias para tomar decisiones cómodamente, pero sin dárnoslo todo mascadito. En ambas campañas las bases de la jugabilidad son similares, pero recordamos que cuentan con específicas, así que habrá que terminarlas las dos si queremos exprimir el juego al máximo.

Dejando el modo campaña al margen entramos a comentar las opciones multijugador, que como no podía ser de otra manera son amplias y jugosas. Además del clásico duelo a muerte (Deathmatch), donde nos enfrentaremos contra otros jugadores en 1 contra 1 o 2 contra 2, tenemos el efectivo modo Escaramuza. En éste rejugaremos misiones específicas de la historia bélica para ver cuál de los jugadores tiene mejores recursos a la hora de imponerse en la historia de la Segunda Guerra Mundial. En estos modos multijugador podemos seleccionar a los ejércitos presentes en el modo campaña: americanos, rusos, y alemanes.

GRÁFICOS


Gracias a su cámara de estilo cinematográfico vamos a disfrutar del panorama bélico de una forma sorprendente, algo muy superior a lo visto en otras propuestas similares. Order of War destaca a la hora de representar enormes escenarios llenos de cientos de unidades (no exageramos) y sin sufrir problemas graves de frame-rate o defectos gráficos habituales en éste tipo de producciones tan ambiciosas. Las secuencias de batalla, vistas desde un plano cercano, transmiten mucho realismo y de verdad sufriremos por el futuro de nuestras propias unidades. Éstas se encuentran muy detalladas, reflejando con realismo hasta el más mínimo detalle de los uniformes, de las armas, y de los vehículos que pilotarán a lo largo de la guerra. El juego es profundo a nivel técnico y, dicho de otro modo, nos permite sumergirnos en la Segunda Guerra Mundial con tanto realismo como el que ofrece en cuanto a su jugabilidad. Por si esto fuera poco, las cinemáticas realizan un excelente trabajo de acompañamiento y los efectos visuales dotan a todos los enfrentamientos de una contundencia muy elevada.

MÚSICA & SONIDO


Parece ser que Jeremy Soule ya se ha convertido en la garantía de éxito más de moda en el mercado de los videojuegos, porque juego que toca, juego que dota de una buenísima banda sonora. En el caso de Order of War, Soule se reinventa a sí mismo y nos ofrece una estupenda selección de fanfarrias bélicas y canciones que encajan de forma estupenda con la ambientación del producto. Ésta se encuentra acompañada con un catálogo de efectos sonoros fuertes y contundentes, que representan con dureza y realismo las explosiones, los golpes y los disparos de todas las armas, así como el movimiento de los vehículos. A esto hay que sumar un doblaje al castellano a la altura de las circunstancias que demuestra el buen hacer tanto de Square Enix como de su distribuidora en nuestro país, Koch Media.

Fuente: www.trucoteca.com

CONCLUSIÓN


Square Enix cuando hace algo, lo hace bien, y por eso sabe a qué desarrolladoras debe juntarse en cada uno de sus proyectos. Con Wargaming.net no hay duda que conocen el mercado, y si la compañía japonesa les pide un título de estrategia rápida donde prime una jugabilidad intuitiva, se lo dan. El resultado es un juego que gustará tanto a los mas exigentes con los RTS, como a quienes les han aburrido otros títulos bélicos en los que se pasa demasiado tiempo preparando los enfrentamientos. Por otro lado, aunque Order of War funciona bastante bien incluso en configuraciones de bajo rendimiento, es importante que hagáis algunas pruebas para ver hasta dónde lo podéis llevar con vuestra máquina. Si tenéis un ordenador potente, vais a ver lo espectacular que puede llegar a ser ésta obra editada por Square Enix.

Título:

Nota:

Plataforma:

Género:

Desarrollador:

Editor / Distribuidor:


Análisis para PC

    PC

Order Of War

Género: Estrategia
Desarrollador: Wargaming.net
Editor/Distribuidor: Square enix


Otras puntuaciones

Usuarios

Tu puntuación


Perfil de Vander Fujisaki

vander

Order War claves para order war order of war analisis truco de recursos para order of war

Análisis: Order of War